Tag Archives: terapia de pareja

  • 0

Terapia de Pareja, cuando considerarla

Tags : 

En las últimas décadas la terapia de pareja ha experimentado una creciente demanda. No obstante, igual que la Psicología en sí y cualquier atención que se aproxime a la salud mental, carga con mucho estigma. ¿Te has planteado alguna vez recurrir a este tipo de terapia pero finalmente has desestimado la idea?, ¿Te has preguntado por qué? 

Posiblemente tengamos el discurso social de que se va a terapia de pareja como último “cartucho” antes de considerar una separación. En este artículo, pretendemos a aproximarte al recurso de la Terapia de Pareja. Así como aproximarte a la efectividad demostrada en los últimos años en múltiples intervenciones, en demandas que van más allá de pasar por un psicólogo, antes de pedir cita a un abogado. 

La Terapia de Pareja tiene su origen en la Teoría de Sistemas. La Teoría de Sistemas considera las personas en su contexto, no cómo un individuo aislado sino que amplía el foco de mirada a su contexto relacional. En un niño o un adolescente su contexto relacional más significativo es la familia de origen (padres y herman@s). En un adulto con pareja estable, aunque la familia de origen suele tener un gran papel, la pareja acostumbra a ser el gran referente. Eso comporta, que lo que un cónyuge hace influye al otro y viceversa. En Terapia de Pareja se conceptualiza los problemas en un marco de interacción. Por ello no se busca “culpables”, ni señalar a una parte de la pareja como la “problemática”, sino que se busca contextualizar el por qué y el cómo se ha dado el problema/conflicto que rompe el equilibrio de la relación. En general se puede afirmar que existe una amplia evidencia sobre la efectividad de este modelo de terapia no solo como intervención para demandas relacionales (como una separación, infidelidad,etc.), sino también cuando un miembro de la pareja presenta por ejemplo un problema médico, trastorno psicológico o alguna problemática en la esfera sexual

¿En qué consiste la Terapia de Parejas? 

Es un tratamiento psicológico que tiene como objetivo intentar resolver los problemas o los conflictos que pueden surgir en una relación de pareja

La mayoría de parejas atraviesan por diversas crisis a lo largo de su relación. Es muy importante saber detectar los problemas y contar con los recursos necesarios para superarlos. Sin embargo, hay veces que las parejas fácilmente entran en “bucles” dentro de sus problemáticas, conflictos que se enquistan y por mucho que se intenten afrontar, siempre vuelven a salir. Tenemos que ser conscientes cuanto carecemos de recursos o cuando los recursos que disponemos no resultan efectivos. 

Y volvemos a lo que os planteábamos en la introducción: considerar la terapia de pareja como última opción. Nuestro consejo como profesionales es que no esperéis a hablar de divorcio para recurrir a terapia de pareja. En ese momento en que los problemas se encuentren profundamente arraigados y os encontréis al borde de tirar la toalla. Acudid antes a un profesional. Pedid ayuda. 

La Terapia de Pareja requiere implicación y motivación de cambio por las dos partes. Si es cierto que también supone un recurso para mediar en una separación o como acompañamiento a una ruptura “sana”. Pero si lo que buscáis los dos es cambios y mejoras en vuestra relación y  tener mayor satisfacción en la pareja, entonces la terapia requiere de estar dispuesto a afrontar y trabajar en ello. 

La terapia se lleva a cabo por medio de una serie de sesiones psicológicas, que serán más o menos dependiendo de la pareja y del tipo de conflictos por los que atraviesan. En estas sesiones, se ayuda a los pacientes a detectar los problemas y se les proporciona herramientas para que puedan superarlos y aprendan a prevenirlos en un futuro. 

Demandas y problemáticas más frecuentes en Terapia de Pareja

  • Dificultades en la comunicación 
  • Diferencias en torno a la resolución de los conflictos
  • Problemas en las relaciones sexuales
  • Afrontamiento del paso de pareja a padres
  • Desajustes en torno a la convivencia
  • Infidelidad
  • Desacuerdos básicos en la definición de la relación

En conclusión, la terapia de pareja va más allá de un recurso previo al divorcio de un matrimonio, sin ir más lejos, muchas parejas jóvenes por ejemplo también lo requieren en sus inicios. Ayuda a consolidar las bases de una pareja y a ir por buen camino en una relación. La terapia de pareja puede suponer una gran oportunidad para conoceros mejor, darle perspectiva a vuestros problemas y mejorar vuestro bienestar mutuo

Meritxell Puértolas
Terapeuta sexual y de pareja
Nº Col. 25.741



  • 0

La alexitimia

Tags : 

La alexitimia, considerada como la incapacidad de identificar y describir las propias emociones y la de los demás, es un trastorno neurológico que imposibilita dar nombre a las emociones y los sentimientos a la hora de expresarlos de forma verbal. Se estima que afecta a un 10% de la población y sus características son diversas:

  • Dificultad para identificar, reconocer, describir y discriminar entre los distintos estados emocionales que experimentamos los seres humanos, así como una incapacidad a interpretar aquella información afectiva de carácter no verbal (p. ej.: dificultad en asociar la sonrisa a un estado emocional de alegría).
  • Dificultad inherente a interpretar las manifestaciones fisiológicas que derivan de estos estados emocionales (p. ej.: dificultad en interpretar y relacionar una posible tensión muscular a la sensación de miedo).
  • Reducción o no presencia de pensamiento simbólico (capacidad imaginativa), con lo que puede derivar en pensamiento concreto o enfocado a detalles externos, en detrimento de las experiencias emocionales subyacentes.

Existen dos tipos de alexitimia explicados en función de su aparición. La alexitimia primaria, tiene relación con un bloqueo temprano en el desarrollo afectivo del niño. La alexitimia secundaria, en cambio, es fruto de una reacción transitoria específica (p. ej.: fruto de una situación estresante, como un accidente) y puede desaparecer una vez esta situación estresante ha desaparecido.

Este tipo de trastorno neurológico (ya sea del tipo primario o secundario) puede favorecer la aparición de otra sintomatología, como por ejemplo depresión, ansiedad, psicosomatización (es decir, de origen psíquico, pero con influencia en lo corporal) e impulsividad, entre otras; además de tener una fuerte conexión con el Trastorno Límite de la Personalidad (caracterizado por una inestabilidad emocional e impulsividad).

Sin olvidar la afectación que genera en la interacción con las demás personas, especialmente en las relaciones interpersonales, donde la comunicación emocional, y la empatía se ven por completo afectadas. Ejemplos prototípicos son los casos de interferencia en las relaciones de pareja o con los propios hijos.  Dando lugar a conflictos en las dinámicas familiares y problemas de pareja.

Aunque el tratamiento psicológico actual para este tipo de trastorno es escaso y la bibliografía existente también, es importante la intervención precoz una vez detectados algunos de los síntomas, mediante programas de reconocimiento emocional. De esta forma, estaremos previniendo la aparición de otra sintomatología anteriormente descrita y que suele estar muy asociada a esta problemática.

Si reconoces alguna de las características mencionadas con anterioridad o conoces a alguien que pueda presentarlas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y desde Psicosabadell te asesoraremos de la mejor forma posible.

Georgina Vidal
Col. 25276


  • 0

Plantear problemas en la pareja

Tags : 

En muchas ocasiones el planteamiento de problemas y dificultades dentro del ámbito de la pareja se convierte en un detonador de conflictos de mayor calibre. Esto suele ocurrir cuando dentro de la relación de pareja no hay un estilo comunicativo adecuado, y también cuando escasea la asertividad y la capacidad empática por parte de uno o de dos cónyuges.

Siempre es fundamental basar la relación en una comunicación emocional adecuada, pero es aun más importante cuando se trata de exponer alguna problemática, ya que justamente en estos casos es cuando las herramientas anteriormente mencionadas serán más importantes.

A continuación os damos algunas pautas para el correcto planteamiento de aspectos difíciles dentro de una relación de pareja.

 

GUIA PARA PLANTEAR PROBLEMAS

  1. EMPEZAR SIEMPRE CON ALGO POSITIVO
    (Un elogio por su aspecto, reconocer su esfuerzo… facilita la aproximación agradable al otro, y hace que éste se muestre atento y dispuesto a escuchar)
  1. DESCRIBIR EL PROBLEMA QUE LE PREOCUPA ATENDIENDO A DOS CONDICIONES:
  • Ser operativo. Es decir, no ser vago y general, como por ejemplo: “Podrías hacer más cosas en casa”, sino concreto y específico , como por ejemplo: “Me gustaría que los sábados te ocuparas tú de poner la mesa, así yo podría sacar al perro”.
  • Definir lo que le gustaría, no lo que no le gusta. Por ejemplo: “Me gustaría que cenáramos juntos”, en vez de: “No me gusta que cenemos cada uno por su lado
  1. ACEPTAR SU RESPONSABILIDAD EN EL PROBLEMA.
    Ello evita que el otro se sienta culpado o atacado. Por ejemplo: “Reconozco que ha sido un error mío no haber hablado antes de ello”.
  1. DESCRIBIR LOS SENTIMIENTOS QUE EL PROBLEMA NOS PROVOCA
    Expresar qué sentimientos nos provoca la situación, ayuda a comprender por qué desea cambiarla. Por ejemplo: “Cuando lo haces me siento ultrajado”.
  1. SER BREVE.
    No hay porque repetir varias veces lo mismo con distintas palabras o alargar excesivamente el planteamiento. –Lo bueno, si breve, dos veces bueno -.
  1. NO HABLAR DEL PASADO, SINO DEL PRESENTE Y HACIA EL FUTURO
    Rememorar antiguas rencillas o sacar de nuevo los “trapos sucios” del pasado, no sólo no sirve de nada, sino que despierta malos sentimientos. Enfocar la atención hacia el futuro hace que el objetivo sea constructivo.
  1. HABLAR DE UN SOLO PROBLEMA A LA VEZ.
    No mezclar problemas, dedicarse sólo a uno por vez, o no se solucionará ninguno.
  1. PLANTEAR EL PROBLEMA CUANDO EL OTRO NO ESTE REALIZANDO UNA TAREA QUE IMPLIQUE CONCENTRACIÓN.
    (No mientras está leyendo, viendo televisión… sí en cambio, bañándose, lavando platos…)
  1. HABLAR LENTAMENTE Y CON UN TONO BAJO DE VOZ.
    De esta forma es difícil no pensar bien en lo que se está diciendo y en la forma en que se dice.

 

Si consideras que con los consejos dados no es suficiente y requieres trabajar a nivel de pareja o individual alguna de las características antes comentadas no dudes en contactar con nosotros, en PsicoSabadell disponemos de profesionales especializados en Terapia de Pareja.

 

 


Calendario

noviembre 2019
L M X J V S D
« Sep    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Video Virtual

Visita Virtual YouTube play