Tag Archives: tecnologías

  • 0

El ocio en los niños

Tags : 

El verano es la época en la que los niños destinan más tiempo a las actividades de ocio que más les gusta y que durante el año no pueden llevar a cabo debido a otras obligaciones tales como el colegio, los estudios o los extraescolares.

Las actividades de ocio de un niño pueden ser varias. Pero normalmente se hace referencia a aquellas que reciben una atención más negativa por parte de los adultos, tales como la televisión, el ordenador, la tablet, el móvil, los videojuegos… Que los niños destinen parte de su tiempo libre a ver una película, una serie o un programa de televisión, etc., o que jueguen con el ordenador, con la tablet o con el móvil, no tendría por qué ser percibido como algo dañino. Todo puede ser bueno y todo puede ser malo, lo que diferencia una cosa de la otra es el uso que se haga de estos «aparatos».

Existen aplicaciones móviles que son educativas, y las hay de diferentes tipos: para reforzar la planificación, para trabajar la atención, para mejorar la memoria… Incluso existen juegos culturales mediante los cuales los niños pueden aprender historia, geografía, matemáticas… Y también existen juegos que son beneficiosos para todos los niños, pero en especial para el niño disléxico, puesto que les permite jugar con la posición de los fonemas y la correspondencia con su grafema.

Pero estas opciones no sólo se reducen a aplicaciones móviles, sinó que también existen variantes o a veces incluso el mismo juego se puede encontrar para tablets y para ordenadores.

Así pues, la tarea de las familias pasa por dedicir conjuntamente con el niño cuánto tiempo se va a destinar a estas actividades y a qué se va a jugar. Es decir, comprometerse a hacer un uso responsable de estas nuevas tecnologías y que los adultos estén pendientes de los menores para poder guiarlos y asesorarlos durante el juego, ya que estas actividades son un proceso de aprendizaje más en el desarrollo del niño.

Por otro lado, y como alternativa, existe otro grupo de actividades de tiempo libre que favorecen que el niño deba socializarse más, tanto con sus iguales como con algún adulto y también refuerzan la idea de que toda la familia se implique. Por ejemplo, se pueden organizar talleres caseros de manualidades o de cocina, con la ayuda de los padres y los hermanos. O juegos en familia, tanto al aire libre como juegos de mesa.

Este tipo de actividades ayuda al desarrollo del menor, pero sobretodo favorece el buen ambiente en la familia y que las relaciones entre sus diferentes miembros sea mejor. También se consigue una mayor confianza entre hijos y padres, lo cual siempre será beneficioso para ambas partes.

Por último, el recurso de la lectura de un libro también es una buena opción para ocupar el tiempo libre de los niños. Lo fundamental será escoger el libro conjuntamente los padres y el niño, siguiendo los intereses del menor, así como sus gustos. De esta manera evitaremos que el niño se canse pronto de la lectura y se aburra. Tampoco es bueno forzarlo a leer algo que no le guste, ya que puede desencadenar aversión por la lectura.

En conclusión, cualquier actividad, siempre que esté supervisada por un adulto que guíe y refuerce al niño, y se haga un uso responsable y limitado de ella, será beneficiosa para el aprendizaje del menor.

Si tenéis dudas al respecto o si queréis saber más sobre qué tipo de juegos o aplicaciones pueden ser más educativas para vuestros hijos, no dudéis en poneros en contacto con nosotros. Desde PsicoSabadell os asesoraremos en todo el proceso, tanto en la elección como en el desarrollo de la actividad posterior con el niño.

Tania Visiga Delgado
Num. Col. 1109


  • 0

La mensajería instantánea aplicada a la educación

Tags : 

Cada vez más y con más fuerza las nuevas tecnologías irrumpen en nuestra vida cotidiana. Tanto en el ámbito personal como en el profesional. Pero si hay un medio en el que ha experimentado un creciente auge es en el de las comunicaciones personales. Así, hoy en día las personas decidimos comunicarnos con nuestros amigos, familiares, compañeros de trabajo, etc. a través de aplicaciones móviles que nos permiten enviar y recibir mensajes de manera inmediata, manteniendo conversaciones a tiempo real sin tener que renunciar a la realización de otras tareas a la misma vez.

Una de estas aplicaciones es la conocida WhatsApp, que también favorece la creación de grupos de manera que varias personas puedan comunicarse a la vez y discutir temas varios. Esta herramienta cada vez es más usada en el ámbito escolar, y más concretamente por lo que se refiere a las familias, a los padres y madres de los alumnos.

De esta manera, lo que antes eran las tertulias de padres y madres a la salida del colegio, hoy se ha convertido en una quedada virtual que facilita el contacto y la comunicación con otros padres sin tener que renunciar a otros quehaceres, ya que hoy en día la mayoría de personas tienen prisas, tienen el tiempo contado y no pueden hablar con otros padres a la salida del colegio.

De entrada, el hecho de transferir el uso de estas nuevas tecnologías y aplicaciones móviles a la comunicación entre padres es una buena idea y bastante útil puesto que las nuevas tecnologías se crean y evolucionan pensando en el bien. A continuación, mencionamos algunas de las ventajas más básicas y primordiales de la existencia de los grupos de padres de WhatsApp y de la pertenencia a dichos grupos:

  • Si algún niño no ha comprendido bien un mensaje de la maestra, el padre o la madre puede corroborar la información preguntándolo o comentándolo a los demás padres.
  • Se crea cohesión de grupo, lo que puede derivar en un buen ambiente colectivo y así facilitar la familiaridad de los miembros, por su propio bien y el de sus hijos.

Sin embargo, estas ventajas pueden tornarse inconvenientes cuando no se establecen ciertos límites y se pierden de vista los objetivos principales de comunicación del grupo:

  • A veces estos grupos se convierten en organizadores de actividades, deberes, etc. de los hijos, pasando a ser los propios padres la agenda de los hijos. Y no se puede ser la agenda del niño, ya que éste tiene que aprender a responsabilizarse de sus propias tareas. Así pues, es más interesante trabajar la atención con el pequeño y enseñarlo a estar atento a las explicaciones e indicaciones de los maestros o profesores. De esta manera no sólo aprenderán a responsabilizarse de todo aquello que les concierne a ellos, sino que también les ayudará a ser más organizados. Y todo ello influirá en su autoestima, puesto que serán conscientes que ellos solos pueden llevar a cabo dicha tarea.
  • Otro de los aspectos negativos está relacionado con el tipo de contacto que se establece en estos grupos. A veces se cae en el error de hablar sobre temas que deberían ser tratados en el ámbito privado. Esto se refiere a cualquier problema que haya podido surgir entre maestros o profesores y familias. En algunos casos se hacen comentarios negativos e incluso desagradables sobre el docente que lo único a lo que lleva es a que el ambiente se vicie de negatividad y se acabe teniendo una visión no muy favorecedora sobre el profesor en cuestión, ya que las familias normalmente se posicionan, critican, etc. Este tipo de comentarios a veces incluso traspasa las clases y familias de cursos diferentes acaban teniendo una visión negativa del docente. Por lo tanto, se está creando una mala visión de esa persona que para nada favorecerá su labor docente. Y lo peor es que de esta manera se cierra la oportunidad de vivir una bonita experiencia tanto en el grupo como en la relación con la escuela.
  • Y en algunas ocasiones los padres tienden a reforzar y acrecentar los conflictos de los hijos en el aula a través de estos medios. Creando alianzas y estigmatizando a aquellas personas que están más apartadas del grupo o sufren acoso.

En conclusión, no todo lo que comportan las nuevas tecnologías y, en este caso WhatsApp, es negativo, pero es necesario e imprescindible hacer un uso responsable de los grupos de WhatsApp. Por el bien de todos y principalmente de los niños. Ellos deben sentirse cómodos en la escuela y con sus maestros. Y éstos últimos, cuando se les ponen trabas, por muy buenos profesionales que sean, no se les pone fácil la tarea. Depositemos más confianza en los maestros y hablemos a nivel privado cualquier duda o problema que podamos tener, ya que ese daño que se les pueda ocasionar, cuesta mucho repararlo.

Tania Visiga Delgado
Num. Col. 1109


  • 0

Las TIC o Tecnologías de la Información y la Comunicación

Tags : 

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación o más conocidas como las conocidas (TIC), son una realidad en nuestro entorno y en el de nuestros hijos. Con ellas tenemos que aprender a convivir cada día. Estas nuevas tecnologías posibilitan el conocimiento a través de oportunidades que hasta ahora no existían.

¿Pero son buenas estas estrategias para el aprendizaje de los más pequeños? ¿Cómo evito distracciones y mal uso de éstas?
Son muchos los  padres que se preocupan por ello y que tal vez no han dado con la solución adecuada. El problema que habitualmente se plantean muchos adultos es sobre todo ante las distracciones que estos aparatos provocan en sus hijos adolescentes cuando están estudiando.

¿Pero el problema realmente son los aparatos? Más bien el uso que se hace de ellos y las herramientas que se usan. Las aplicaciones (WhatsApp, Facebook, Instagram, Snapchat…) son la distracción principal de nuestros hijos y alumnos. Los adolescentes y cada vez más los niños preadolescentes están en todo momento conectados a éstas aplicaciones. Y éste sí es el principal motivo de distracción en sus momentos de concentración.

¿Qué solución es la más adecuada? ¿Prohibiciones, restricciones horarias?

Desde Psicosabadell vamos a dar una serie de consejos para que el uso de estas nuevas tecnologías no sea un inconveniente para nuestros hijos.

La problemática entonces, radica en aquellas aplicaciones que los mantienen distraídos. Pero a su vez también disponen de la solución. Todas estas aplicaciones tienen la opción de cerrarse, de evitar que lleguen notificaciones a sus teléfonos o tabletas. La primera medida a tomar es precisamente cerrar y evitar aquellas notificaciones que interrumpen nuestro rendimiento. Una vez cerradas las aplicaciones que pueden ser foco de conflicto, hay que aprender a trabajar con las TIC de manera que nos ayuden en nuestro aprendizaje.

La segunda medida preventiva es disponer de algún otro dispositivo. Si tenemos un aparato electrónico como un portátil o una tableta, será siempre una mejor ayuda que utilizar el teléfono para trabajar. Es decir, potenciar el uso de otro aparato que no sea el teléfono pero que nos aporte y nos pueda dar las mismas o incluso mejores oportunidades a la hora de la búsqueda de información. Esto no significa prohibir el uso del teléfono, simplemente intentar evitarlo en la medida de lo posible para no tentar a la desconcentración.

Aprender a usar estas herramientas es de gran ayuda para el desarrollo del aprendizaje de nuestros hijos. Por tanto, no debemos prohibir ni evitar que busquen en Internet, sino todo lo contrario, potenciar y agilizar el proceso de aprendizaje con ellas. La clave está entonces en saber utilizarlas con habilidad, aprender qué páginas son las adecuadas para buscar, encontrar soluciones o respuestas válidas y cuales no. Ir en contra de éstas herramientas supone ir hoy en día, en contra de la sociedad y de su crecimiento, por esto potenciamos su uso y todos los buenos recursos que podemos hallar en Internet.

 

Gemma Pavón
Nº Col. 01775


Enviar chat
¿Necesitas ayuda?
Escanea el código
PsicoSabadell - Centro de Picología
Hola 👋
Gracias por contactar con nosotros
Este chat es exclusivamente para dar información de nuestros servicios, recordatorios de citas o modificación de horas concertadas