Tag Archives: sintomatología depresiva

  • 0

La distorsión corporal, una defensa en los TCA

Tags : 

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) son trastornos cada vez más prevalentes en la sociedad actual y con más difícil manejo en la práctica clínica. Estas dificultades son debidas en parte a las barreras/defensas que tienen las personas que los padecen, de forma inconsciente, por miedo a perder el control y volver a ser aquello que fueron.

La imagen corporal es uno de los factores más relevantes en los TCA. Hace referencia a cómo nos vemos a nosotros mismos y cómo esto nos hace sentir, incluyendo las emociones que nos produce el vernos como nos vemos. El peso y la silueta son los factores principales que influyen en nuestra imagen corporal, generando preocupación e insatisfacción en los TCA. La imagen corporal se forma a partir de los mensajes recibidos y lo que se ve es una mezcla de lo que se piensa, se siente y lo que se hace con lo que se piensa y se siente. Tiene más que ver con cómo se siente la persona con su cuerpo que con el cuerpo en si.

La distorsión de la imagen corporal es una de las principales barreras que nos encontramos en los TCA, se conoce como el «yo rechazado». Es una imagen que se interpone entre la persona y la imagen que se ve en el espejo, evitando que se vea como es en realidad. La distorsión es la parte de la persona que se resiste a cambiar, ya que dentro existe un miedo intenso a volver a ser aquello que fue y por lo que lo pasó tan mal. Es una separación de la mente y el cuerpo, una disociación, la persona no quiere vivir en ese cuerpo debido a que es una negación de lo que representa y el malestar que viene de él. 

El rechazo, la vergüenza y la tristeza son las principales emociones que se asocian a esta distorsión y la mantienen. El rechazo viene derivado de no aceptar el cuerpo ni lo que representa. La vergüenza surge de no querer mostrarse tal como es la persona para ocultar aquello que se cree que es negativo. Finalmente, la preocupación es lo que permite no volver a ser aquello que fueron. Mediante la preocupación la persona está continuamente en alerta y pone en marcha diferentes técnicas de control respecto a la comida y el peso

Sin embargo, detrás de estas emociones se esconde otra más profunda, que es la tristeza y que conecta con la parte más vulnerable de la persona, parte que considera que no puede mostrarse tal como es porque cuando lo hizo le humillaron o le hicieron daño, es ese niño/niña que no recibió lo que merecía.

Todo este conjunto de emociones y resistencias generan en la persona que lo padece un profundo malestar, originando ansiedad y sintomatología depresiva, la necesidad de estar alerta continuamente, miedo y control constante. Por eso, para mejorar el tratamiento y el malestar que se deriva es muy importante prestar atención a las defensas que existen, sentirlas, dejarlas que se expresen, validarlas y que se pueda integrar en la personalidad.

Tamara Garrido 
Nº Col. 23711
Psicóloga General Sanitaria


  • 0

Cuando cambia el tiempo

Tags : 

Con la llegada de la primavera o la mejora de tiempo, nuestro cuerpo se tiene que adaptar a las nuevas condiciones ambientales que esta estación trae consigo misma. Las fluctuaciones en la temperatura que se dan, así como el aumento de la intensidad de la luz pueden provocar episodios de desestabilización del estado del ánimo y una sensación de menor energía, conocidos con el nombre de astenia primaveral, que suele afectar aproximadamente a un 10% de la población adulta. Nuestro cuerpo viene de estar adaptado a las características típicas del invierno y a partir de ahora se ha de acostumbrar a un mayor consumo de energía, ya que al tener más horas de luz esto nos permite el desarrollar mayor número de actividades. 

El término astenia hace referencia a una sensación de agotamiento físico y mental constante, originado por la falta de energía física, que no remite tras unas horas de descanso. Se acompaña de falta de energía y motivación, fatiga, somnolencia diurna, irritabilidad, alteraciones en los patrones del sueño y de la alimentación, fallos en la atención y concentración, enlentecimiento motor y labilidad emocional. A veces puede coexistir con otros síntomas depresivos, pero no se debe confundir con una depresión, ya que esta condición no cumple categoría de diagnóstico. Las fluctuaciones en el estado del ánimo y en el nivel de energía son transitorias y trascurridos unos días, entre dos y tres semanas, el tiempo necesario para que nuestro cuerpo se adapte al nuevo uso horario y  a las horas de luz, la sintomatología remite. 

Las causas que originan esa sensación de agotamiento físico y mental no están claras. Se ha postulado que la exposición a más horas de sol, así como las oscilaciones de la temperatura producen alteraciones en los niveles en sangre de algunos neurotransmisores que están implicados en la regulación del estado del ánimo y del bienestar/felicidad, como son la serotonina y las endorfinas. La sensación de cansancio, debilidad y somnolencia pueden deberse a que la mayor exposición a la luz natural aumenta la liberación de melatonina y a que el aumento de temperatura produce una reducción de la presión sanguínea, implicando mayores consumos de energía.

Para intentar que la astenia primaveral nos afecte lo menos posible es muy importante seguir con un ritmo de vida equilibrado y organizado. Mantener una dieta equilibrada y un patrón de sueño organizado, hidratarse, realizar actividad física, evitar el consumo de sustancias tóxicas y de bebidas estimulantes. Si a pesar de seguir todas estas indicaciones persisten estos síntomas no dudes en contactar con los especialistas en salud mental de PsicoSabadell

Tamara Garrido
Nº Colegiado: 23711


  • 0

La autocompasión: la amabilidad con uno mismo/a

Tags : 

Es probable que, en más de una ocasión, no te hayas perdonado por aquello que hiciste, a tu parecer, de forma equivocada en un momento determinado. E incluso, te hayas castigado, condenado y juzgado por ello. ¿Te suenan los pensamientos: “¿No soy bastante bueno”, “No sirvo para esto” e incluso “Soy un inútil?» En definitiva, un conjunto de autovaloraciones dañinas y juicios globales negativos que dañan de forma importante nuestra autoestima, desembocando incluso en inseguridad, sintomatología depresiva y/o ansiosa entre otros. En cambio, cuando el mismo error es cometido por una persona querida (familiares, amigos, etc.), eres mucho más permisivo/a, e incluso, puedes llegar a expresar palabras amables hacia la persona en cuestión.

La autocompasión no implica negar el sufrimiento, ni tampoco victimizarnos por ello. Ser autocompasivo implica aceptar (que no validar y dar por bueno) el problema y tomar conciencia del mismo, reconociendo ese inevitable dolor, reconociendo que el ser humano es imperfecto y falible. La autocompasión no conduce a la pasividad e inmovilidad, sino a un comportamiento proactivo para poder mejorar la situación de alguna forma. En definitiva, entrenarse en el cuidado hacia uno mismo/a implica entender la situación por la que estás pasando, sentir compasión por la misma y sustituir la autocrítica por una respuesta más amable.

Ser autocompasivo y permitir equivocarse fomenta estados emocionales positivos como la felicidad y la alegría, y nos aleja de una autoestima negativa, así como también fomenta el crecimiento personal humano, desde la base del reconocimiento de que las equivocaciones también forman parte inevitable de la vida.

Georgina Vidal
Nº Col. 25.276

 

 


Calendario

julio 2020
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Video Virtual

Visita Virtual YouTube play