Tag Archives: separación

  • 0

Terapia de Pareja, cuando considerarla

Tags : 

En las últimas décadas la terapia de pareja ha experimentado una creciente demanda. No obstante, igual que la Psicología en sí y cualquier atención que se aproxime a la salud mental, carga con mucho estigma. ¿Te has planteado alguna vez recurrir a este tipo de terapia pero finalmente has desestimado la idea?, ¿Te has preguntado por qué? 

Posiblemente tengamos el discurso social de que se va a terapia de pareja como último “cartucho” antes de considerar una separación. En este artículo, pretendemos a aproximarte al recurso de la Terapia de Pareja. Así como aproximarte a la efectividad demostrada en los últimos años en múltiples intervenciones, en demandas que van más allá de pasar por un psicólogo, antes de pedir cita a un abogado. 

La Terapia de Pareja tiene su origen en la Teoría de Sistemas. La Teoría de Sistemas considera las personas en su contexto, no cómo un individuo aislado sino que amplía el foco de mirada a su contexto relacional. En un niño o un adolescente su contexto relacional más significativo es la familia de origen (padres y herman@s). En un adulto con pareja estable, aunque la familia de origen suele tener un gran papel, la pareja acostumbra a ser el gran referente. Eso comporta, que lo que un cónyuge hace influye al otro y viceversa. En Terapia de Pareja se conceptualiza los problemas en un marco de interacción. Por ello no se busca “culpables”, ni señalar a una parte de la pareja como la “problemática”, sino que se busca contextualizar el por qué y el cómo se ha dado el problema/conflicto que rompe el equilibrio de la relación. En general se puede afirmar que existe una amplia evidencia sobre la efectividad de este modelo de terapia no solo como intervención para demandas relacionales (como una separación, infidelidad,etc.), sino también cuando un miembro de la pareja presenta por ejemplo un problema médico, trastorno psicológico o alguna problemática en la esfera sexual

¿En qué consiste la Terapia de Parejas? 

Es un tratamiento psicológico que tiene como objetivo intentar resolver los problemas o los conflictos que pueden surgir en una relación de pareja

La mayoría de parejas atraviesan por diversas crisis a lo largo de su relación. Es muy importante saber detectar los problemas y contar con los recursos necesarios para superarlos. Sin embargo, hay veces que las parejas fácilmente entran en “bucles” dentro de sus problemáticas, conflictos que se enquistan y por mucho que se intenten afrontar, siempre vuelven a salir. Tenemos que ser conscientes cuanto carecemos de recursos o cuando los recursos que disponemos no resultan efectivos. 

Y volvemos a lo que os planteábamos en la introducción: considerar la terapia de pareja como última opción. Nuestro consejo como profesionales es que no esperéis a hablar de divorcio para recurrir a terapia de pareja. En ese momento en que los problemas se encuentren profundamente arraigados y os encontréis al borde de tirar la toalla. Acudid antes a un profesional. Pedid ayuda. 

La Terapia de Pareja requiere implicación y motivación de cambio por las dos partes. Si es cierto que también supone un recurso para mediar en una separación o como acompañamiento a una ruptura “sana”. Pero si lo que buscáis los dos es cambios y mejoras en vuestra relación y  tener mayor satisfacción en la pareja, entonces la terapia requiere de estar dispuesto a afrontar y trabajar en ello. 

La terapia se lleva a cabo por medio de una serie de sesiones psicológicas, que serán más o menos dependiendo de la pareja y del tipo de conflictos por los que atraviesan. En estas sesiones, se ayuda a los pacientes a detectar los problemas y se les proporciona herramientas para que puedan superarlos y aprendan a prevenirlos en un futuro. 

Demandas y problemáticas más frecuentes en Terapia de Pareja

  • Dificultades en la comunicación 
  • Diferencias en torno a la resolución de los conflictos
  • Problemas en las relaciones sexuales
  • Afrontamiento del paso de pareja a padres
  • Desajustes en torno a la convivencia
  • Infidelidad
  • Desacuerdos básicos en la definición de la relación

En conclusión, la terapia de pareja va más allá de un recurso previo al divorcio de un matrimonio, sin ir más lejos, muchas parejas jóvenes por ejemplo también lo requieren en sus inicios. Ayuda a consolidar las bases de una pareja y a ir por buen camino en una relación. La terapia de pareja puede suponer una gran oportunidad para conoceros mejor, darle perspectiva a vuestros problemas y mejorar vuestro bienestar mutuo

Meritxell Puértolas
Terapeuta sexual y de pareja
Nº Col. 25.741



  • 0

Papá o mamá .. ¡¿Dónde váis?!

Tags : 

El apego constituye un mecanismo evolutivo y necesario de adaptación. Es una conducta que esta presente en todos los niños desde el primer año de vida  y se intensifica a los 3 años, momento en el que poco a poco va desapareciendo la «ansiedad» que tienen los niños cuando sus padres o cuidadores habituales no están cerca de ellos. También es habitual que esto suceda cuando se marchan del hogar durante unas horas.

En los primeros años de vida, los niños presentan mayor malestar cuando la persona que habitualmente le cuida y ,que él o ella tiene como referente protector, se separa de su lado. Por lo tanto, es habitual que los lloros, berrinches o incluso pataletas se den cuando mamá, papá o el cuidador principal se marcha a trabajar o aunque sea un rato para realizar tareas o eventos sociales que no incluyan al niño o a la niña.

Como hemos comentado, a partir de los 3 años es cuando el niño o la niña empieza a expandir su zona de confort  y a ampliar su red social. Normalmente, a estas edades  van a la guardería o empiezan los paseos al parque donde nuestros hijos tienen contacto con más niños y con otros adultos. Por lo tanto, como paso natural, nuestros pequeños van madurando en sus conductas de adaptación y familiarización de su entorno.

Ahora bien, ¿en qué momento esta conducta evolutiva y necesaria se convierte en un problema que requiera de asesoramiento profesional?

–  cuando el niño o la niña manifiesta un malestar excesivo, teniendo en cuenta su edad, si sus padres o cuidadores principales se marchan o anticipa que sucederá (por ejemplo, cuando los padres se marchan a trabajar).

preocupación persistente por que sus padres o la cuidadora principal sufra algún daño , enfermedad o incluso la muerte.

– cuando hay pesadillas recurrentes cuya temática sea su separación del hogar o de los padres.

– si el niño o la niña manifiesta quejas físicas como dolor de cabeza, mareos, náuseas o vómitos si anticipa y/o se marchan sus padres o cuidador principal.

– si  a causa de ello conlleve un deterioro social o laboral por parte de la familia, por ejemplo, que el rendimiento o la asistencia al trabajo se vea condicionada por la actitud del infante,

– si todo esto ocurre habitualmente por un periodo entre 1 y 6 meses.

El abordaje psicológico precoz puede ofreceros pautas para entender a vuestro pequeño e  ir disminuyendo poco a poco su malestar. De igual manera, una intervención precoz puede evitar cronificar esta manera de relacionarse con los demás que pueda conllevar, en un futuro, dificultades para establecer relaciones sociales (con amigos y pareja) sanas y ausentes de ansiedad o miedo.

Por:   Jessica Arjona
Núm. Col.21919


Calendario

noviembre 2019
L M X J V S D
« Sep    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Video Virtual

Visita Virtual YouTube play