Tag Archives: psicológa

  • 0

Altas capacidades intelectuales

Tags : 

Características e intervención educativa

Definir las altas capacidades no es tan sencillo. La definición más aceptada es: aquella persona que tiene una capacidad intelectual superior a la media (CI superior a 130) con claras dotes creativas y un alto grado de motivación intrínseca por el aprendizaje.

TIPOS DE ALTAS CAPACIDADES 

  • Superdotado: persona con rendimiento intelectual superior en una extensa gama de aptitudes y facilidad de aprendizaje en cualquier materia.
  • Talentoso: persona que muestra habilidades excepcionales en materias muy concretas.
  • Precoz: persona con habilidad excepcional en materias muy concretas y de manera prematura.
  • Prodigio: persona que, a corta edad, realiza un producto admirable o inusual en un campo específico comparado con niveles de rendimiento en el adulto (Ej: Mozart)
  • Genio: persona que, debido a sus excepcionales capacidades en inteligencia y creatividad, ha producido una obra importante para la cultura y el arte (Ej: Dalí)
  • Eminencia: persona que debido a su perseverancia, azar… ha producido una obra genial con que el nivel intelectual sea determinante (Ej: Einstein)

MITOS vs REALIDAD

  1. Suelen ser fe clase media o alta. FALSO. Provienen de cualquier clase social.
  2. Presentan superioridad física o bien están poco capacitados físicamente. FALSO. Su desarrollo físico es totalmente independiente de las altas capacidades.
  3. La superdotación es innata. FALSO. Aunque la biología juega un papel importante en el desarrollo intelectual,  el contexto influye en su capacidad.
  4. Suelen ser excesivamente serios y con poco sentido del humor. FALSO. Tienen un sentido del humor más avanzado del que se espera por su edad.

CARACTERÍSTICAS INTELECTUALES

  • Buena memoria de trabajo, capacidad de concentración, flexibilidad, autorregulación, alta creatividad y alta motivación.
  • Síndrome de disincronia: desfase que puede producirse entre diferentes niveles del desarrollo, como el intelectual y el emocional.
  • Gran poder de abstracción.
  • Tendencia a examinar lo inusual.
  • Marcado interés por la solución de problemas.
  • Elevado nivel de energía.
  • Pensamiento crítico.
  • Habilidad para generar ideas y soluciones.
  • Elevado nivel verbal y mayor comprensión de las sutilizas del lenguaje.
  • Marcado interés por la experimentación.
  • Actitud cuestionadora.

CARACTERÍSTICAS AFECTIVAS

  • Agudo sentido del humor
  • Despreocupación por las normas sociales.
  • Obstinación para mantener su punto de vista/Perfeccionismo.
  • Hipersensibilidad.
  • Agudo sentido de la justicia y de la libertad.
  • Poca tolerancia a la frustración

INTERVENCIÓN

Tres vías diferenciadas:

  • Agrupamiento especial, flexible:   Formar grupos fijos o de manera temporal según los intereses y capacidades de los integrantes, a través de un currículum enriquecido, diferenciado y aceptado. Se requiere un grupo homogéneo de alumnos y recursos del centro, más horas de un profesor que imparta la material de manera paralela al grupo ordinario. Favorece la motivación de los alumnos, potencia su rendimiento y permite la relación con compañeros de intereses similares pero puede provocar desintegración y aislamiento del grupo de referencia.
  • Enriquecimiento curricular:Consiste en añadir nuevos contenidos o trabajar con un mayor nivel de profundidad determinados contenidos.  Se pueden realizar adaptaciones curriculares individualizadas con el mismo contenido pero en más profundidad o adaptaciones curriculares de ampliación de contenido. Permite una enseñanza personalizada, atendiendo a las necesidades del alumno, sin separarlo de su grupo de edad pero requiere una adecuada formación del profesorado,  recursos y materiales.
  • Aceleración período escolar: Adelantar uno o varios cursos con el objetivo de ofrecer al alumno un contexto más apropiado a sus capacidades. La aceleración podría ser dentro de la clase ordinaria, en una clase especial , introducir al alumno dos años antes de lo normal o frecuentar dos instituciones a la vez (primaria y secundaria).  Este tipo de intervención reduce el aburrimiento, incrementa los retos académicos y facilita la aparición de actitudes positivas hacia la escuela pero pueden aparecer dificultades con los horarios de clase y miedo a la reacciónsocial.
Altas capacidades

Raquel Bello Porcel
Nº Col. 25124


  • 0

La intervención multidisciplinar, es el éxito

Tags : 

Cuando nos enfrentamos a los distintos trastornos psicopatológicos, especialmente en niños, nos encontramos con un aspecto crucial a tener en cuenta: el niño/a  está en continuo desarrollo y cuando se produce un desfase en alguna de estas áreas, eso suele afectar al resto interfiriendo en el proceso madurativo.

Es por eso que desde nuestra óptica, es fundamental realizar un trabajo coordinado y conjunto con especialistas de diferentes áreas, ya que nos permitirá la pronta detección de las problemáticas que vayan surgiendo. Habitualmente los primeros que pueden detectar alguna anomalía son la familia siempre asesorados de los pediatras y / neuropediatras, especialistas en detección temprana. Conjuntamente pueden dar la voz de alarma cuando identifiquen algún retraso en el desarrollo o cambio significativo en el niño, que nos alerte de que algo no avanza de la forma que esperábamos. Es importante en esta fase inicial no ser alarmista, es decir, hay que supervisar y se puede realizar una consulta puntual para valorar que puede estar sucediendo, pero siempre respetando el proceso madurativo de cada niño/a. De la misma forma que no hay dos personas idénticas, tampoco todo el mundo madura al mismo ritmo. Una correcta estimulación y saber cubrir las necesidades fisiológicas y emocionales del pequeño será la clave del avance.

En aquellos casos que se haya detectado alguna problemática específica, la coordinación con los especialistas del CDIAP nos permitirá trabajar de forma conjunta en las áreas que estén más afectadas. Para ello nuestro equipo dispone de dos Psicólogas Generales Sanitarias especializadas en la evaluación, el diagnóstico, y el tratamiento de los distintos trastornos psicopatológicos de la infancia y adolescencia.   Una Médico Psiquiatra con especialidad en infanto- juvenil y adultos, para los casos en los que debido a alteraciones en la conducta  sea necesario iniciar o supervisar una pauta farmacológica. Así como una Psicopedagoga y una Logopeda expertas en los trastornos del aprendizaje, del habla y de la voz, que trabajarán de manera coordinada con los demás especialistas y la escuela y el EAP, hasta lograr la adquisición del lenguaje o superar la interferencia escolar que se esté dando.

El trabajo multidisciplinar que realizamos en PsicoSabadell, nos permite cubrir las necesidades a nivel familiar, como escolar, realizando un trabajo conjunto con padres y con la escuela (a través de pautas y estrategias, creando una adaptación curricular, e incluso acompañamiento en el aula en los casos que necesarios).


  • 0

La adolescencia como proceso de cambio

Tags : 

El que la adolescencia sea un proceso de cambio tiene una influencia, muy importante en la estabilidad de los adolescentes: el objetivo, en este caso, no sería tanto hacerles conscientes del proceso por el que están pasando, sino más bien, que los adultos que los rodean, al serlo, sepan llevar a cabo las actuaciones necesarias para que este proceso se desarrolle de la manera menos traumática y más adecuada posible. Existen dos líneas básicas de acción en este sentido.

  1. Ajuste de la exigencia de crecimiento a la realidad
  • Este ajuste ha de darse, especialmente, por la propia dificultad que entraña para los adultos el situar al adolescente en el momento vital real en el que se encuentra: los cambios fisiológicos a los que se hacía referencia anteriormente, el crecimiento, la apariencia como adulto, en algunos momentos confunden a quienes están cerca, haciéndole pensar que se encuentra ante alguien que ya ha pasado por los procesos anteriormente descritos.
  • En algunos momentos, las dificultades viene dadas por la actitud percibida en los adolescentes por parte de los adultos, como retadora, amenazante, y hay que tener en cuenta que en bastantes ocasiones sólo provocan, esperan, buscan la escucha ecuánime por parte de los adultos.
  • Otro aspecto a tener en cuenta es la irregularidad de los cambios descritos: en la adolescencia hay momentos que presentan una mayor complejidad; la transición adolescente, aun interpretándola como una etapa global, no es uniforme y cabe tener en cuenta que “no es fácil salir así de la adolescencia para entrar en el mundo adulto.
  • Es necesario que los adultos que rodean al adolescente tengan conciencia de la irregularidad de este proceso, ya que durante el mismo se producen transformaciones y, por lo tanto, organizaciones y desorganizaciones. “Se deja de ser y se intenta ser; se avanza y se retrocede; se busca la seguridad para paliar la más perenne de las inseguridades; se tiene la sensación de que algo de uno mismo se va con cada una de las crisis cotidianas” (Funes, 1990).
  • La demanda de crecimiento que los adultos llevan a cabo con los adolescentes, así, debe ajustarse, y tener muy en cuenta el momento personal por el que el adolescente atraviesa: no debe apresurarse la exigencia, ni eliminarse. Sencillamente, adaptarse a la realidad adolescente que se tiene al lado.
  1. Acompañamiento para promover la maduración
  • El proceso de maduración no es algo casual, ni que se da espontáneamente. Ese proceso se va produciendo a través de la educación; y no se debe olvidar que, en el fondo, educar a un adolescente es “posibilitar la evolución y el desarrollo de sus capacidades, intentar que vaya obteniendo un balance positivo de sus experiencias vitales (que se sienta bien dentro de su piel), procurar que logre un conjunto de conductas sociales que no le reporten excesivos conflictos con la sociedad en la que está y, finalmente, que se sienta miembro de un grupo social, de una comunidad, que tenga la vivencia de que “pertenece”, que es miembro de algo” (Funes, 1990).
  • Esta labor educativa –y ha de recordarse que, como se decía anteriormente, todo adulto que se acerca a un adolescente es educador, mal que le pese- ha de ser una suerte de acompañamiento. Hablamos de la figura del mentor del adolescente, definiéndolo como “aquel que siendo vivido como cercano y disponible actúa desde la distancia –sin intromisiones y confiando en la evolución positiva- para ordenar las crisis y las dudas del adolescente, ofreciéndole propuestas, recursos, líneas de salida; aquel que le ayuda a que incorpore en su persona las experiencias, los elementos positivos que se decantan de su paso por las instituciones, los servicios, los recursos”. No tanto apostando por la “creación” de una figura de estas características, sino basándose en la “necesidad de conseguir que los adultos que inciden en la adolescencia ejerzan esas funciones; a la necesidad de potenciar (crear, estimular, enseñar…?) entre esos adultos, que están o deberían estar presentes, la parte de personaje empático, de personaje que conecta […] con la realidad adolescente”.
  • Para él, esta cuestión está en relación con el papel del educador no para transmitir simplemente conocimientos, sino para “responder” a las preocupaciones adolescentes, preocupaciones e implicaciones que surgen incluso de la supuesta simple transmisión de conocimientos asépticos, algo muy relacionado con la búsqueda de referentes de la que anteriormente se hacía mención.
  • En cuanto a la manera, debe basarse en lo conocido por los educadores que tienen experiencia de trabajo en este campo: se trata de ser un adulto entre los adolescentes, no de ser uno más ni un amigo: “se trata de ponerse en el lugar del adolescente sin ser un adolescente”.
  • Aun así, hay que señalar con respecto a la aparición de los adultos en el medio adolescente que cabe tener en cuenta que “la razón de nuestra la intervención debe basarse en la necesidad de ofrecerle la posibilidad progresiva de que construya su propia identidad”, y que para ello hemos de respetar su propio ritmo de maduración, manteniendo una actitud de espera, de esperanza de cambio, de evitar intervenciones prematuras o precipitadas que contribuyan a fijar al adolescente en su condición problemática.
  • Como conclusión, cabe afirmar que la intervención de los adultos que mejor puede facilitar la maduración del adolescente es la de acompañarle en ese camino sin paternalismos ni exigencias desmedidas, sencillamente ofreciéndose como posible consultor en determinados momentos y respetando que su proceso de crecimiento es propio e intransferible y, como mucho, puede ser contemplado desde la cercana distancia, ofreciendo alternativas ante situaciones de crisis o bloqueo.

En PsicoSabadell, centro de psicología y psiquiatría, estaremos encantados de acompañarte en el proceso madurativo con tu hijo/a.Disponemos de un equipo profesional y colegiado que te surtirá de pautas y estrategias para lograr que ambos disfrutéis de este periodo y se produzca un desarrollo normativo, priorizando la seguridad y el bienestar del adolescente.


Enviar chat
¿Necesitas ayuda?
Escanea el código
PsicoSabadell - Centro de Picología
Hola 👋
Gracias por contactar con nosotros
Este chat es exclusivamente para dar información de nuestros servicios, recordatorios de citas o modificación de horas concertadas