Tag Archives: malestar

  • -

Ansiedad de separación ante la vuelta al cole

Tags : 

Tras dos meses en los que el niño o niña ha estado junto a sus padres o figuras cercanas, iniciar de nuevo el curso escolar supone un cambio en la dinámica familiar. Aquí es donde puede aparecer la ansiedad de separación y, con ello, algunos padres tienen la inseguridad de cómo ayudarles y acompañarles en este proceso. Para ello, primero tenemos que entender qué es. 

La ansiedad es una emoción que surge cuando anticipamos un resultado negativo ante situaciones ambiguas. Su intensidad dependerá del grado de amenaza que percibamos y de los recursos que disponemos para hacer frente esta situación. Por ejemplo, el inicio del curso o el cambio de colegio puede ser una situación amenazante para algunos niños. Esta ansiedad la expresan mediante llanto, berrinches, síntomas físicos (dolor de tripa, de cabeza…), mayor necesidad de que les presten atención, dificultades para dormir o para hacer las actividades rutinarias. A ello, también se puede sumar la carga física y mental de tareas y actividades. Así, por ejemplo, un exceso de tareas extraescolares, aunque supone un beneficio en el desarrollo físico e intelectual del niño cuando se dispone del tiempo suficiente, puede producirse el efecto contrario cuando no lo hay. 

La ansiedad de separación es un proceso adaptativo y propio de la edad. Surge a los seis meses y puede durar hasta la escuela primaria. Puede impedir que el niño se vaya solo o con desconocidos, pero también puede ser una incomodidad cuando es necesario separarse. No solo sufre el niño, sino también los padres, quienes pueden experimentar culpabilidad y ansiedad

Desde PsicoSabadell queremos aportaros ALGUNAS PAUTAS para ayudaros a la adaptación:

  1. Establecer una rutinaanticipársela y cumplirla: explicar qué va a pasar en ausencia de los padres, quién y cuándo lo llevará al colegio y lo recogerá, qué hará después del colegio (recomendable que sean actividades gratificantes que el niño elija). 
  2. Si es posible, presentarle al profesor o profesora. Los niños se sienten más seguros cuando ven que es una persona conocida de su figura de referencia. 
  3. Cuando llore y se sienta asustado, tratar de atenderle con calma, ya que con ello le transmitiremos seguridad. Es importante escuchar sus preocupaciones.
  4. Reforzar positivamente la autonomía adquirida: ¡Lo has hecho muy bien al entrar solo en clase!
  5. Evitar sobreproteger al niño ya que con ello le transmitiremos nuestra propia angustia. 
  6. Podemos ofrecerle elegir un objeto transicional (juguete, manta, amuleto, ropa…) que él quiera y pueda llevar para que le recuerde a su hogar y así disminuir su ansiedad.

En definitiva, el miedo, los nervios, los llantos y la inseguridad de los días previos al inicio del curso y durante este son normales y podemos ayudarles a gestionarlos y acompañarles en el proceso. Si el niño sigue presentando mucho malestar y ello le interfiere en su funcionamiento, sería recomendable buscar la ayuda de un profesional


Elena Fuertes Izquierdo
Psicóloga General Sanitaria
Nº Col. 27357


  • 0

Conciencia y aceptación

Tags : 

SI NO PUEDES CAMBIAR TU VIDA, CÁMBIATE A TI MISM@

Cada uno de nosotros puede identificar fácilmente momentos que han marcado de pleno nuestra vida. Experiencias que se unen a nuestro ser como cicatrices. Cicatrices que modulan nuestra forma de ser. A menudo estas cicatrices se ven como heridas, que nos hacen más débiles y que marcaran negativamente nuestra actitud hacía futuro.

Todos hemos vivido nuestra particular y única historia, la cual da significado a nuestra forma de ser, pero hay que vigilar con la tonalidad que toma nuestra concepción de lo vivido, porque nuestra versión de la historia podría estar sesgada.

ACEPTACIÓN

¿Quién no ha deseado alguna vez que la realidad fuera otra diferente a la que está viviendo? Luchar contra algo que no podemos cambiar supondrá un desgaste innecesario y generará en nosotros sentimientos negativos, como frustración o desmotivación. Aceptar lo que no podemos cambiar es imprescindible para seguir adelante y transformar nuestra vida de ahora en adelante. Deja de centrar tu atención en el problema, y pasa a la acción buscando como resolver tus problemas.

CONSCIENCIA Y REALIDAD

La consciencia es la capacidad humana para interactuar e interpretar los estímulos externos que conforman lo que conocemos como realidad. Dicha interpretación viene determinada por la percepción de nuestro entorno a través de los sentidos y de las experiencias previas vividas alojadas en nuestra memoria. Aunque parece un proceso inalterable, determinadas situaciones traumáticas y las creencias asociadas a estos eventos, pueden modular nuestra vivencia de la realidad.

Ser consciente, implica tener la habilidad de saber exactamente qué pensamientos, emociones y conducta nos genera una situación. Se trata de ser sincer@ con uno mism@ y con nuestra situación actual, mientras comprendemos al entorno que nos rodea, y las personas en él.

Para conseguir trabajar tu aceptación y consciencia te recomendamos:

  • Relájate: nuestro cuerpo es una máquina, que debemos cuidar y dejar reposar. Si nuestro día a día se convierte en un espiral de hiperactividad, puede afectar a nuestro estado de ánimo y sesgar nuestra interpretación de la realidad.
    Instaura en tu rutina, 10 minutos de relajación diarios. Concéntrate en tu respiración, en las sensaciones de tu cuerpo, o imagina un lugar paradisíaco. Nota como tu cuerpo se relaja y eres consciente de las sensaciones y de tu entorno.
  • Empatiza: busca entender la posición que adoptan los demás. A menudo, nos cerramos en banda con nuestras opiniones, pero si nos abrimos a escuchar las opiniones de los demás, nos sorprenderá la capacidad que tenemos de ampliar nuestro punto de vista y nuestro conocimiento sobre el mundo que nos rodea.
  • Obsérvate y cuestiónate: hasta que no nos demos cuenta de nuestros fallos, seremos incapaces de cambiarlos, así que el primer paso es observarnos. Detecta aquellas actitudes propias que te generen malestar. Una vez las hayas detectado es cuestión de observarlas cada vez que se presenten y empezar a cuestionar si nuestras reacciones (recuerda, pensamiento, emoción y conducta) se corresponden, en intensidad y sentimiento, a la situación vivida. Pregúntate si la reacción que has tenido tú la tendría alguien cercano a ti, si crees que no… no estas siendo objetivo.

Desde nuestro centro de Psicología y Psiquiatría PsicoSabadell, estaremos encantados de ayudaros a identificar aquellas situaciones que os generen malestar, y brindaros estrategias y herramientas para una mejor gestión de vuestra consciencia y aceptación.

 

Por:   Marta Farré
Nº Col. 23.251


Video Virtual

Visita Virtual YouTube play