Tag Archives: Jessica Arjona

  • 0

Parálisis Cerebral Infantil

Tags : 

La Parálisis Cerebral Infantil (en adelante PC) es un trastorno motor cuyo origen se encuentra en una lesión en el sistema nervioso central (cerebro) y no en la médula o en el sistema nervioso periférico.

¿Qué puede causar PC?

Las causas pueden ser:

Prenatales: por ejemplo, malformaciones del feto.

Perinatal: falta de oxigeno durante el parto o prematuridad.

Postnatal: infecciones cerebrales, intoxicaciones o traumatismos craneoencefálicos.

 

¿Qué tipos de PC existen?

Habitualmente se habla de dos tipos:

PC de tipo espástico:  puede haber afectación unilateral del cuerpo (dando lugar a una “hemiplejía”) o en ambas partes del cuerpo (dando lugar a una “diplejía”). Es poco estudiada la que afecta a ambas partes del cuerpo, tanto en extremidades superiores como inferiores (“tetraplejía”)

PC de tipo discinético:  puede haber afectación de ambas partes del cuerpo, tanto en extremidades superiores como inferiores (“tetraplejía”) .

¿Pueden haber alteraciones cognitivas si se trata sólo de un problema en el movimiento?

La respuesta es si, por que ha habido una afectación cerebral, dando lugar a un daño cerebral congénito o adquirido (según el momento en el que se produjo la lesión).

A continuación tenéis un cuadro detallado de las dificultades que pueden presentar estos niños en la escuela y en su día a día:

 

PC de tipo espástico PC de tipo discinético
–  Lenguaje

–  Memoria a corto plazo

– Aprendizaje

– Visuopercepción

– Apreciación de la proximidad o lejanía de los objetos en su entorno

– Atención a los detalles

– Planificación

– Resolución de problemas

– Búsqueda de alternativas

– Monitorización de su conducta

– Aprendizaje

– Atención a los detalles

 

En nuestro centro de psicología PsicoSabadell disponemos de una Neuropsicóloga especializada en rehabilitación neuropsicológica  y una Logopeda especialista en la  reeducación de los trastornos de los órganos de la alimentación (miofuncional), de los trastornos motóricos del habla, y de la comunicación, el lenguaje y sus áreas . Ofrecemos asesoramiento, orientación así como evaluación cognitiva y tratamiento. Siempre acompañado de un trabajo multidisciplinar que se adaptará a las necesidades específicas de cada paciente.

Además nuestro centro está adaptado y cumple toda la normativa vigente sobre accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas.

Una intervención temprana puede ayudar a las familias a manejar las dificultades cognitivas, emocionales y conductuales, así como de dotarles a ellos de estrategias educativas adaptadas.

Nuestra metodología de trabajo promueve un abordaje holístico, es decir, trabajamos no sólo el trabajo con la persona afectada sino con su familia y/o entorno más cercano.

VIDEO PC: https://www.youtube.com/watch?v=J5God-lnTJM

Por:  Jessica Arjona
Núm. Col.21919

 



  • 0

Síndrome Alcohólico Fetal

Tags : 

El Síndrome Alcohólico Fetal (en adelante, SAF) es uno de los Trastornos del Neurodesarrollo relativo al consumo de  alcohol  durante la gestación. Constituye, por tanto, una entidad médica evitable así como con graves consecuencias en los pequeños.

El alcohol es un teratógeno capaz de provocar alteraciones congénitas o de aumentar las posibilidades de malformaciones en el embrión.

Las características de un niño con FAS son:

  • Menor crecimiento mientras está en el útero.
  • Cuando nace muestra menor tamaño, en comparación con su edad biológica.
  • Bajo tono muscular.
  • Pobre coordinación motriz.
  • Alteración de las funciones cognitivas superiores.
  • Cardiopatías
  • Características faciales: ojos pequeños y rasgados, pliegues superiores de los párpados grandes, cabeza pequeña, maxilar superior pequeño y surco nasolabial fino y delgado.

El SAF es bastante común en niños adoptados, especialmente de Europa del este.

Por lo tanto, es de esperar que el desarrollo cerebral de estos niños no sea adecuado y que ante esto aparezcan dificultades en la adquisición de los aprendizajes y para la adaptación a los distintos entornos. Habitualmente estos niños requieren incluirlos en el sistema de Educación Especial (USE en Cataluña).

Ciclo escolar Dificultades
Primera infancia – Bajo tono muscular.

– Dificultades para succionar el pecho o el biberón.

– Tensión muscular y temblores.

– Dificultades para adaptarse a la estimulación ambiental (sonidos, luces, tacto, etc). Hipersensibilidad.

Preescolar – Hiperactividad debido a la hipersensibilidad ante la estimulación del entorno.

– Retraso en el desarrollo del lenguaje.

– Retraso en el desarrollo motor (especialmente de la motricidad fina, p.ej. Para abrocharse los botones de la chaqueta).

– Déficit atencional.

– Alto grado de dependencia.

 Primaria –  Dificultades con los aprendizajes en general (sobretodo lecto-escritura y matemáticas)

– CI por debajo de lo normal o incluso Discapacidad Intelectual.

– No control de esfínteres (Alto grado de dependencia)

– Hiperactividad.

– Conducta impulsiva.

– Déficit de atención.

– Dificultades con el razonamiento abstracto.

– Dificultades para planificarse, para resolver problemas, para secuenciar acciones y preveer las consecuencias de las mismas.

– Conducta inapropiada ante las situaciones (desinhibida).

– Inocencia (no distinguen entre conocidos y desconocidos, actuan siempre muy confiados)

– Alteración de la comunicación social (falta de habilidades para relacionarse, para entender los contextos y normas sociales)

Secundaria – Dificultades con los aprendizajes en general

– CI por debajo de lo normal o incluso Discapacidad Intelectual.

– Dificultades atencionales.

– Pobre razonamiento.

– Impulsividad

Un diagnóstico precoz es fundamental para empezar el tratamiento multidisciplinar: neurología, cardiólogía, pediatría, neuropsicología, maestros, educadores. La pediatra de referencia en SAF es la Dra. Vicky Fumadó del Hospital Sant Joan de Déu.

En PsicoSabadell disponemos de una Neuropsicóloga especializada en rehabilitación neuropsicológica. Ofrecemos asesoramiento, orientación así como evaluación cognitiva y tratamiento.

Una intervención temprana puede ayudar a las familias a manejar las dificultades cognitivas, emocionales y conductuales así como de dotarles a ellos de estrategias educativas adaptadas.

Nuestra metodología de trabajo promueve un abordaje holístico, es decir, trabajamos no sólo el trabajo con la persona afectada sino con su familia y/o entorno más cercano.

Por:  Jessica Arjona
Núm. Col.21919

VIDEO SAF: https://www.youtube.com/watch?v=abOsJnXzKhU


  • 0

Claves para manejar el mal comportamiento

Tags : 

Vinculado a lo que explicábamos el mes anterior, una mala conducta puede responder a diversos factores y algunos de ellos están relacionados con el entorno del niño o de la niña. Como decíamos entender qué puede estar produciendo malestar a nuestro hijo/a va a ser determinante para que nuestra respuesta sea adecuada y eficaz.

Normalizando la infancia.

Hemos de tener en mente que durante la infancia se aprende absolutamente todo sobre el mundo que nos rodea. Así pues, los más pequeños se encuentran prácticamente cada día con situaciones nuevas en las que se recomienda al adulto que anticipe lo que verá o hará y, sobretodo, explicarle qué se espera de él o ella.

Por esto y por qué los niños exploran el mundo con ilusión y mucha energía, en muchas ocasiones se mostrarán muy movidos y que requieran especial atención y paciencia por parte de un adulto. Estas características innatas de los más pequeños son habituales y no se han de considerar un mal comportamiento.

Pero… ¿Qué entendemos como “mal comportamiento”?

Un “mal comportamiento” es aquella acción que un niño hace siendo conocedor de las normas y, por lo tanto, de lo que se espera y no de él o de ella.

Algunos consejos desde PsicoSabadell:

  1. Explicar y enseñar lo que debe y no debe hacer: en algunas ocasiones se nos pasa por alto a los adultos enseñar a los pequeños, los cuales cada día se enfrentan a situaciones nuevas, lo que se espera de ellos y lo que no. De igual modo, un ejemplo mostrado por el adulto ayudará al pequeño a entender la nueva situación.
    Modular el ambiente: Disponer de un ambiente rico y estimulante es una manera excelente de propiciar situaciones y experiencias a nuestros pequeños para que vayan aprendiendo y desarrollándose. Como todo en la vida los extremos no son aconsejables por lo que un ambiente excesivamente cargado o estimulado (véase, ruidos, luces, mucha gente) hará que el niño se sienta sobrepasado y que ello le genere cierta ansiedad.
    Por el contrario, un ambiente pobremente estimulado provocará aburrimiento y, junto con la poca paciencia característica de los niños, se mostrará impaciente y movido.
  2. Enseñar conductas apropiadas: para ello, primero el adulto habrá explicado y enseñado lo que se debe hacer o lo que se espera de él o ella y, segundo, se le mostrará una recompensa por haberla llevado a cabo. Dicha recompensa puede ser verbal (un elogio, decir que estamos orgullosos, prestar atención plena al niño), puede ser situacional (ir al parque, al zoo, hacer alguna actividad que le guste) o material (un juguete), aunque aconsejamos no abusar de estas.
  3. Eliminar conductas inapropiadas: como hemos dicho antes, una vez el niño o la niña sepa lo que no se debe hacer o lo que no se espera de él o ella, ignoraremos las conductas no apropiadas y sólo prestaremos atención a la que nos interesan. Esto requiere de muchísima paciencia y constancia para que surjan efecto.
  4. Actitud calmada: aunque sabemos que cuesta horrores en esos momentos de estrés, mantenerse firmes y con actitud lo más calmada posible reforzará nuestra actitud y contendrá las emociones de nuestros hijos.

 

Desde PsicoSabadell como centro de psicología, y especialistas en el área infanto-juvenil ofrecemos orientación y apoyo de nuestras profesionales en ésta y otras dificultades durante el desarrollo de vuestros hijos.

Por:   Jessica Arjona
Núm. Col.21919


Video Virtual

Visita Virtual YouTube play