Tag Archives: Irene González

  • 0

Autolesiones y gestión emocional

Tags : 

Las autolesiones son conductas agresivas dirigidas hacia uno mismo con la intención de provocar daño en el propio cuerpo.

Son conductas autodestructivas, aunque no tengan una finalidad suicida, e impulsivas, que actúan como distracción al malestar psicológico y emocional. Son una forma de expresar el sufrimiento a través del cuerpo, ya que es más fácil controlar el dolor físico que el emocional.

Las emociones que suelen estar detrás son la rabia, ira, tristeza, sentimiento de vacío y dolor emocional. La finalidad es liberar la tensión que se padece en ese momento y una relajación momentánea. No obstante, la liberación y la relajación que se consigue con estas conductas duran poco tiempo, ya que aparecen dificultades secundarias como son los sentimientos de vergüenza y culpa y la probabilidad de ocasionar lesiones graves y/o mortales, empeoramiento de la salud mental, cicatrices permanentes e infecciones.

En muchas ocasiones cubren una función inicial concreta, y entender cual es el trasfondo de esta conducta es esencial para poder dar recursos adaptativos al paciente. Las más frecuentes suelen ser las siguientes:

  • para sentir alivio
  • para mostrar lo mucho que se sufre
  • para obtener un merecido
  • para sentirse viva o real
  • para sentir que hay un motivo real para experimentar dolor
  • para comprobar que no se está soñando
  • para castigar a otros
  • para volver a la realidad
  • para pedir ayuda
  • para sentir purificación o limpieza

Las autolesiones suelen llevarse a cabo en privado y pueden mantenerse ocultas durante mucho tiempo. Pueden iniciarse de manera ocasional ante emociones intensas, para acabar convirtiéndose en un hábito y ritual. Debido a su uso reiterado, se aumenta la tolerancia al dolor. Se han relacionado con diferentes patologías a nivel de salud mental, como son los trastornos de personalidad y de la conducta alimentaria.

Aunque cualquier parte del cuerpo puede ser objeto de autolesión, normalmente suelen realizarse en los brazos, piernas y antebrazos. Las formas de autolesión más típicas serían: cortes, normalmente realizados con algún objeto afilado, rascarse, quemaduras, grabarse palabras o símbolos en la piel y darse golpes a sí mismo.

Independientemente de los formatos en los que estas aparezcan, lo fundamental es no juzgar al paciente por dicha conducta, y comprender que detrás de está acción se albergan altos niveles de sufrimiento. En muchas ocasiones acompañado de una carencia de recursos para la gestión emocional adaptativa y marcados niveles impulsividad.

Una adecuada evaluación y un buen diagnóstico, serán claves a la hora de enfocar un adecuado tratamiento psicológico que permitirá el abordaje de este tipo de conductas autolesivas, así como las patologías psicológicas subyacentes a la autolesión.

Tamara Garrido Nº Col. 23711
Irene González Nº Col. 19275
Psicólogas Generales Sanitarias
Psicólogas de Adultos y terapeutas EMDR


  • 0

La disociación ante el trauma

Tags : 

Son muchas las ocasiones en las que podemos sentir que nuestro comportamiento es contrario a nuestra propia forma de pensar, incluso a veces podemos llegar a sentir conflictos internos que suelen ser generadores de malestar.

Esta diferenciación de nuestra personalidad tiene nombre, se llama Disociación, y es un mecanismo de defensa que tiene nuestro cerebro para ayudarnos a afrontar situaciones traumáticas en las que percibimos que no disponemos de suficientes recursos para enfrentarnos a ello, por el alto coste emocional que presentan.

La exposición a un trauma, puede generar además del conocido Trastorno de Estrés Pos-traumático TEP, una afectación a nuestra estructura de personalidad difícil de tratar desde la intervención de corte cognitivo, ya que hablamos de una afectación emocional.

Por eso es tan importante recurrir a técnicas y modelos de intervención emocionales que nos permitan trabajar la disociación, y lograr integración de las partes que vivieron la o las experiencias traumáticas.

En PsicoSabadell somos especialistas en EMDR, una técnica especializada en el tratamiento de trauma simple y trauma complejo. Un formato de psicoterapia que permite resolver traumas emocionales que quedaron enquistados, generando importante sintomatología ansioso- depresiva y que en muchas ocasiones está mal diagnosticado bajo etiquetas de «Trastorno de ansiedad» o «Depresión«.

Animamos a quienes hayan estado expuestos a situaciones vitales de alta carga emocional (para la edad en la que uno lo vive) a que trabaje con esta técnica EMDR y resuelva todo aquello que ha quedado bloqueado y que aun a día de hoy sigue molestando emocionalmente.

Irene González
Psicóloga General Sanitaria
Num. Col 19275


Video Virtual

Visita Virtual YouTube play