Tag Archives: dificultad del aprendizaje

  • 0

Etiquetas en los trastornos de aprendizaje: ¿sí o no?

Tags : 

Cada vez es más común diagnosticar trastornos de aprendizaje en la etapa escolar. Esto es debido a que actualmente se tienen más en cuenta este tipo de dificultades y tanto los colegios como las familias están más sensibilizados con estas problemáticas.

Antiguamente, cuando un niño no quería estudiar o no se le daba bien estudiar, siempre se le culpaba a él y se le tachaba de vago en muchas ocasiones. Nada más lejos de la realidad. Los niños por naturaleza son curiosos y tienen ganas de aprender.

Es cierto que cada uno tiene unos intereses diferentes y, por lo tanto, también unas curiosidades determinadas que lo diferencian del resto de los niños, que a su vez lo hacen único. Pero los niños no son vagos. Cuando se comportan así es porque detrás hay algún otro problema y esto los lleva a no querer aprender o no querer prestar atención a los estudios.

Y es aquí cuando las familias y los docentes deberían ponerse en alerta e intentar averiguar qué le está pasando al niño, por qué y de qué manera se le puede ayudar.

Llegados a este punto, es importante acudir a un profesional para poder determinar si hay un trastorno. Y aquí es cuando comienza el, digámosle miedo, que aún existe ante un diagnóstico psicológico (en este caso educativo).

Entonces nos planteamos la importancia o necesidad de etiquetar al niño: ¿es realmente importante diagnosticar a un niño que presenta trastorno de aprendizaje o es mejor ayudarlo sin un diagnóstico que nos guíe para evitar las posibles etiquetas que éste pueda causarle?

Los diagnósticos siempre deben hacerse con mucho respeto, pero precisamente por eso es importante saber qué le pasa al niño. Sin esta información no se podrá actuar correctamente porque no se acabará de entender por qué el niño actúa de la manera que lo hace. Tampoco se le podrá ofrecer la ayuda necesaria, impidiéndole avanzar en su aprendizaje y desarrollo emocional. Es decir, no se podrá elaborar un plan de trabajo adaptado al niño, reforzando aquellas áreas con dificultades y potenciando las que mejor domina.

Ahora bien, también es importante tener en cuenta que el diagnóstico sirve para guiar, ayudar y entender al niño a la hora de establecer su plan de trabajo. No sirve para etiquetar a las personas porque las etiquetas pueden convertirse en algo negativo cuando se usan de manera negativa. Tachar a un niño de hiperactivo puede ser contraproducente si solo se le ve como un niño movido y no se intenta aprovechar esa hiperactividad para aprender de manera diferente.

Por lo tanto, las etiquetas sirven cuando son positivas, cuando se ponen con la intención de ayudar al niño y no de abandonarlo ante su dificultad.

Para más información sobre diagnósticos y tratamientos en dificultades de aprendizaje, no dudes en ponerte en contacto con el equipo de PsicoSabadell. Te orientaremos encantados.

 

Tania Visiga
Num.Col. 1109


  • 0

Discalculia, problemas con las mates

Tags : 

¿A tu hijo le cuestan las matemáticas y no sabes de qué manera ayudarle para que entienda mejor los números? ¿Obtiene malas notas en esta asignatura, aunque se esfuerce en estudiar y sea aplicado? Si el caso de tu hijo reúne estas condiciones, quizás no es consecuencia de que las mates sean una asignatura abstracta. Puede que estéis ante una dificultad de aprendizaje: discalculia.

Matemáticas suele ser la asignatura que más críticas recibe al ser considerada la más difícil por casi todos los escolares. Y es cierto que tiende a comportar más problemas en la comprensión de los niños debido a que su contenido es abstracto y a veces el pensamiento infantil no está del todo preparado para según qué clase de reflexiones abstractas. Pero no siempre éste es el motivo de que un niño muestre dificultades ante toda esta asignatura. Y es por ello por lo que, por mucho que se apliquen, que estudien y que se comporten responsablemente antes sus contenidos, los resultados obtenidos no se corresponden con el nivel de esfuerzo destinado al estudio de esta materia.

Y es aquí cuando hablamos de discalculia, uno de los trastornos de aprendizaje menos conocido y, por tanto, del que menos conocimiento se tiene. Pero no por ellos es menos importante ni deja de existir. Al contrario, si no se detecta a tiempo, las dificultades van aumentando con el paso de los cursos académicos, provocando cada vez más caos en la mente del niño que padece esta dificultad.

Así pues, la discalculia (o dificultad en el aprendizaje de las matemáticas) es una dificultad de aprendizaje que afecta al aprendizaje de la aritmética, siempre y cuando esta dificultad no pueda atribuirse a otras causas como discapacidad intelectual o escolaridad inadecuada. (Andreu et al., 2013). A grandes rasgos, esto quiere decir que el niño con estas características tendrá dificultades a la hora de solucionar problemas matemáticos, de recordar datos numéricos y también en todo aquello relacionado con el cálculo (suma, resta, multiplicación y división).

Algunas de las señales de alerta, para saber si tu hijo puede padecer esta dificultad de aprendizaje, son:

  • Poco domino para la edad de las operaciones matemáticas básicas: suma, resta, multiplicación, división.
  • No existen otras dificultades que puedan estar causando la discalculia: discapacidad intelectual, problemas de visión, audición, estar adaptándose a un entorno escolar nuevo (cambio de escuela, proviene de otro país y no entiende bien el idioma…).
  • Dificultades en la resolución de problemas matemáticos y también a la hora de organizarse para resolverlos. No acaban de entender el problema.

Es importante tener en cuenta estos síntomas, y acudir a un especialista que pueda determinar si estamos ante un caso de discalculia. Y a partir de aquí, trabajar para ayudar al niño y dotarlo de herramientas pedagógicas que lo ayuden a comprender mejor las matemáticas.

Este paso es esencial ya que una discalculia no diagnosticada correctamente es muy compleja de tratar. En este caso se partiría de la idea de que al niño le cuesta esta materia, se le da mal, y con repaso y más estudio, se piensa que se solucionará. Nada más lejos de la realidad. Es muy importante poder ofrecer al niño con dificultades matemáticas un plan de trabajo especializado y adaptado a sus necesidades.

Si te ha gustado este artículo y quieres saber más sobre la discalculia, si sospechas que tu hijo/a pueda mostrar dificultades matemáticas que supongan un serio problema para su aprendizaje, no lo dudes y contacta con nosotros. Estaremos encantados de asesoraros.

 

Tania Visiga
Num.Col. 1109

Fuente:

Andreu, Ll., Serra, J.M., Soler, O. & Tolchinsky, L. (2013). Trastorns d’aprenentatge de l’escriptura i de les matemàtiques (pp. 20-21). Barcelona: UOC.


Video Virtual

Visita Virtual YouTube play