Tag Archives: celos

  • -

Los príncipes destronados

Tags : 

La llegada de un nuevo hermano resulta una situación estresante para cualquier niño, que puede vivir este acontecimiento con ansiedad, tristeza e incluso sensación de abandono. En este contexto es cuando podrían aparecer los celos infantiles, que pueden surgir cuando el niño siente falta de atención a sus necesidades emocionales tras el nacimiento de su hermano/a. Para que aparezcan, debe haberse establecido el apego hacia la figura materna. Esto suele ocurrir entre los 12 y los 24 meses de edad. Es importante tener en cuenta que los celos son una conducta evolutivamente normal y adaptativa. 

Como reconocer los celos infantiles

Su máxima manifestación se produce entre los 2 y los 4 años de edad que es cuando el niño aún es dependiente de la figura materna y el vínculo se altera más fácilmente.   

Si el niño está acostumbrado a recibir rápidamente la atención de los padres, tendrá mayores dificultades para tolerar la espera que se produce al tener que atender a otra criatura y se incrementará la baja tolerancia a la frustración.

Como se manifiestan

Puede manifestarse de diferentes formas, pero principalmente se observan algunas de las siguientes conductas:

  • Desobediencia
  • Mayor retraimiento o indiferencia
  • Regresión en algún hito del desarrollo
  • Alteración del sueño y hábitos alimentarios
  • Llanto excesivo
  • Búsqueda de atención
  • Somatizaciones
  • Aumento de la demanda hacia los progenitores

Como tratarlos

Como se ha comentado anteriormente la aparición de los celos es algo saludable y adaptativo. El objetivo es que el niño aprenda a compartir la atención de sus padres con su hermano y  que los padres puedan prestar atención a sus necesidades emocionales atendiendo a las características de cada hijo.

Educar en la igualdad puede fomentar los celos.  Es decir, es importante dar las mismas oportunidades a los hijos, pero la educación no tiene porque ser igual puesto que cada niño tiene sus necesidades y características diferenciales. De todas formas, la gran mayoría de los niños muestra algún grado de celos ante el nacimiento de un hermano y debemos normalizar ciertas conductas.

Cómo prevenirlos

  • La diferencia de nacimiento y que los hermanos se lleven entre dos y tres años como mínimo ayuda a prevenirlo, ya que, el hermano mayor tendrá un desarrollo cognitivo y emocional suficiente para entender mejor la situación.
  • Anticipar el cambio de habitación para evitar que se asocia el cambio con la llegada del hermanito y se sienta desplazado.
  • Procurar mantener las mismas rutinas y hábitos del niño tras el nacimiento de su hermano.
  • Dedicar tiempo de calidad con el hermano mayor, escucharle y satisfacer sus necesidades emocionales. Enseñarles a compartir, esperar el turno, etc. Utilizar actividades lúdicas que supongan la interacción y la cooperación.
  • Encontrar un modo saludable de diferencia a los hermanos mostrándole al hermano mayor la variedad de experiencias que por su edad puede experimentar en relación al hermano pequeño.

Raquel Bello Porcel 
Nº Col. 25124
Psicóloga general Sanitaria
Especialista en Infanto- Juvenil


  • 0

Los delirios

Tags : 

Un delirio se define como una creencia falsa sin ningún tipo de base lógica que una persona vive con rotunda convicción, siendo incapaz de desmontar esa idea a pesar de que la evidencia demuestre lo contrario.

Los delirios no son una mala interpretación o una equivocación pasajera que podría definirse como una creencia irracional, sino que son síntomas patológicos que tienen causa en una enfermedad y se engloban dentro de trastornos psicológicos, como por ejemplo, la esquizofrenia, la manía, el trastorno bipolar o la depresión con síntomas psicóticos. La diferencia entre un delirio y una creencia firme, aunque a veces es difícil de realizar, recae en el grado de convicción con el que se mantiene dicha creencia a pesar de las pruebas claras en contra de ese argumento.

Detectar una idea delirante puede ser complejo para las personas cercanas a la persona que lo sufre, porque hasta que no se empieza a sospechar de la incongruencia de la idea y se reúnen evidencias que demuestran lo contrario, el argumento del delirio puede llegar a parecer una situación fácilmente creíble. Para identificar un delirio se debe valorar cuanto se ajusta a los siguientes criterios:

 · Se vive con absoluta veracidad

· Se mantiene de forma irrefutable

· No se modifica ante los hechos o la experiencia

· El contenido es a menudo fantástico o poco probable. En ocasiones extravagante, es decir son hechos inverosímiles y que no proceden de la vida corriente (por ejemplo, que controlen el pensamiento, creerse un ser divino, etc)

· Los conocidos no comparten la misma idea

· La creencia es una fuente importante de malestar

· El individuo ve como su vida se rige por esta idea, pensando o hablando de ello continuamente.

 

Tipos de delirios

· Delirio erotomaníaco: convicción delirante en el que la persona cree ser amada por otra persona.

· Delirio persecutorio: convicción delirante en el que la persona cree que conspiran en su contra, le espían, le engañan, lo siguen, lo quieren envenenar, le acosan, o se proponen que no consiga sus objetivos.

· Delirio de grandeza: convicción delirante en la que la persona cree que tiene una capacidad mayor de la que realmente tiene viéndose como alguien único y grandioso.

· Delirio celotípico: convicción delirante de que la pareja de la persona le es infiel.

· Delirio somático: convicción delirante de que la persona de que alguna parte de su cuerpo cambia de aspecto, forma o tamaño, e incluso que está enfermo.

· Delirio mixto: cuando aparece más de un tipo de delirio, sin predominar uno en exclusiva.

 

Tratamiento de los delirios

Como hemos mencionado anteriormente, los delirios habitualmente aparecen en el transcurso de trastornos psicológicos (consumo de sustancias/medicamentos, trastornos psicóticos, trastornos de personalidad, trastornos obsesivo-compulsivo, y trastornos depresivos, entre otros). Para su tratamiento se deberá estudiar con detalle la sintomatología del paciente y definir bien el origen de los delirios, con tal de aplicar un tratamiento adecuado a cada caso.  Para ello se necesitará de un tratamiento psicológico y, en ciertos casos, farmacológico.

Desde la perspectiva psicológica, el abordaje se centra en la modificación de las convicciones delirantes y las consecuencias emocionales y conductuales que interfieren en la vida de la persona.

Si reconoces alguna de las características mencionadas con anterioridad o conoces a alguien que pueda presentarlas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y desde nuestro centro de psicología y psiquiatría Psicosabadell te asesoraremos de la mejor forma posible.

 Por:  Marta Farré
Nº Col. 23.251



  • 0

Los celos infantiles

Tags : 

La llegada de un nuevo hermanito es siempre motivo de alegría así como de un importante acontecimiento que conlleva la reestructuración de la familia y de su dinámica.

Los celos son un sentimiento muy común en los humanos. En los niños puede aparecer cuando llega el momento de dar la bienvenida a un nuevo hermano (que puede ser biológico o adoptado). Hasta ese entonces, el niño o la niña había sido el único/a y rey/reina de la casa, el cual recibía todas y cada una de las atenciones de los padres, pero también del resto de la familia. Compartir protagonismos no es fácil cuando uno ha sido el centro del mundo durante algún tiempo pero es un proceso completamente natural y común.

Los celos también pueden aparecer en otras circunstancias como puede ser cuando los padres se separan y aparece una nueva pareja, un primo, los amigos de los padres, etc. El origen de los celos es “compartir” a alguien que aprecias con otra persona, aun cuando aprecies también a esa otra persona. Son sentimientos contradictorios difíciles de manejar por los pequeños, ya que están en un momento de sus vidas en las que las cosas son o blancas o negras, sin términos medios.

¿Cómo se pueden manifestar?

  • Conductas disruptivas como chillar, llorar, pegar… hacia los padres o hacia la persona con la que tienen que compartir la atención de sus padres.
  • Conductas muy cariñosas hacia esa nueva persona llegando incluso a agobiar o a hacer daño.
  • Conductas regresivas, es decir, que el niño se comporte como si fuera más pequeño para llamar la atención.

¿Cómo manejar los celos?

Al igual que hemos comentado en post anteriores, entender el motivo de dichas conductas o en qué situaciones se suelen dar más es crucial para poder manejarlo.

Para ello, desde PsicoSabadell os recomendamos:

  • Estar atentos a qué circunstancias se dan con mayor frecuencia los episodios de celos.
  • En la medida de lo posible, anticipar estas situaciones y modular el entorno.
  • Explicar siempre y anticipar todo cambio que pueda darse en su entorno. La base de la tranquilidad de los niños es saber siempre qué se va a hacer.
  • Reducir al máximo los cambios en la rutina del niño o de la niña.
  • Mostrar una actitud calmada y dar espacio al pequeño para que se exprese.
  • Permitirle unos minutos al día en el que los padres le dediquéis toda vuestra atención, como por ejemplo, la hora del cuento antes de dormir o un rato de juego.
  • Evitar hacer comparaciones del nuevo hijo con el que ya se tenía, especialmente delante de él o ella.
  • Evitar castigos severos puesto que esto puede aumentar la mala concepción del niño hacia la otra persona. No obstante, siempre mantenerse firmes en las normas que los padres hayáis puesto en casa.

 

Por: Jessica Arjona
Nº col. 21919


  • 0

Celos patológicos, afrontarlos

Tags : 

Entendemos por celos a la respuesta emocional que aparece cuando alguien percibe una amenaza sobre algo o alguien a quien considera de su propiedad.

En el ambito que nos ocupa las creencias irracionales van directas a considerar una amenaza de perder una relación interpersonal. Dando lugar a conductas destructivas que limitan, generan malestar y privan de libertad los movimientos de los componentes de la relación. Tanto a nivel conductual como emocional, ese tipo de actitudes tienen un elevado coste para los cónyuges que terminan viéndose afectados emocionalmente por el desgaste que generan este tipo de conductas.

Los tres criterios de selección a la hora del diagnóstico de celos patólogicos no psicóticos (no delirantes):

  • Presencia de pensamientos y rituales obsesivos-compulsivos.
  • Los pensamientos y rituales relacionados con los celos mórbidos deben tener, al menos, como mínimo, un año de duración.
  • Debe excluirse la presencia de alcoholismo, psicosis o trastornos orgánicos-cerebrales.

Las características de los celos son:

  1. Falta de provocación lógica
  2. Extraña naturaleza de las sospechas
  3. Reacción racional y excesiva
  4. Rituales de comprobación
  5. Pérdida de control
  6. Interferencia grave en la vida cotidiana
  7. Alto grado de sufrimiento personal

Factores de personalidad de los celosos:

  • Inseguridad
  • Sentimientos de inferioridad
  • Baja autoestima
  • Altamente dependientes de la pareja
  • Alta angustia y sufrmiento

 

INTERVENCIÓN

Pra poder gestionar de mejor manera este tipo de conductas sin que interfieran en la relación de pareja, es fundamental localizarse en trabajar los aspectos que serán comentados en lineas posteriores.

  • Eliminación de los rituales de control y cualquier conducta de evitación/ escape.
  • Eliminación de la ansiedad ante la pérdida de la relación o engaño.
  • Eliminación de la agresividad.
  • Control de la creencia sobre la infidelidad ( convicción).
  • Reducción significativa de los pensamientos intrusivos referentes a la posible infidelidad ( Parada de pensamiento).
  • Prevención de respuesta.
  • Eliminación de las pesadillas.
  • Obtención de un nuevo modo de vida, especificado en una mejora de las relaciones sexuales, de las habilidades de comunicación, del disfrut del tiempo sin la presencia de la pareja mediante actividades gratificantes, ampliación de las relaciones sociales, en vista todo ello de la prevención de recidivas o recaídas futuros.
  • Técnicas de relajación.
  • Reestructuración cognitiva.
  • Exposición in vivo e imaginación (DS).
  • Explicación de la ira.
  • Reconocimiento de las señales de ira.
  • Detención de la escalada de la ira.
  • Exposición a las situaciones evocadoras.

Si hay alguno de estos aspectos que no sabes o no puedes modular de forma más adecuada, valora la posibilidad de pedir ayuda profesional. Ponerte en manos de un especialista para trabajar estas cuestiones, evitará mucho sufrimiento en el afectado y en su entorno, a la par que evitarás que se destruyan más y más las relaciones que estableces.

Desde nuestro centro de Psicología y Psiquiatría PsicoSabadell, estaremos encantados de surtirte de estrategias y herramientas para una mejor gestión de la confianza dentro de la relación de pareja.


Video Virtual

Visita Virtual YouTube play