Tag Archives: celos infantiles


  • 0

Los celos infantiles

Tags : 

La llegada de un nuevo hermanito es siempre motivo de alegría así como de un importante acontecimiento que conlleva la reestructuración de la familia y de su dinámica.

Los celos son un sentimiento muy común en los humanos. En los niños puede aparecer cuando llega el momento de dar la bienvenida a un nuevo hermano (que puede ser biológico o adoptado). Hasta ese entonces, el niño o la niña había sido el único/a y rey/reina de la casa, el cual recibía todas y cada una de las atenciones de los padres, pero también del resto de la familia. Compartir protagonismos no es fácil cuando uno ha sido el centro del mundo durante algún tiempo pero es un proceso completamente natural y común.

Los celos también pueden aparecer en otras circunstancias como puede ser cuando los padres se separan y aparece una nueva pareja, un primo, los amigos de los padres, etc. El origen de los celos es “compartir” a alguien que aprecias con otra persona, aun cuando aprecies también a esa otra persona. Son sentimientos contradictorios difíciles de manejar por los pequeños, ya que están en un momento de sus vidas en las que las cosas son o blancas o negras, sin términos medios.

¿Cómo se pueden manifestar?

  • Conductas disruptivas como chillar, llorar, pegar… hacia los padres o hacia la persona con la que tienen que compartir la atención de sus padres.
  • Conductas muy cariñosas hacia esa nueva persona llegando incluso a agobiar o a hacer daño.
  • Conductas regresivas, es decir, que el niño se comporte como si fuera más pequeño para llamar la atención.

¿Cómo manejar los celos?

Al igual que hemos comentado en post anteriores, entender el motivo de dichas conductas o en qué situaciones se suelen dar más es crucial para poder manejarlo.

Para ello, desde PsicoSabadell os recomendamos:

  • Estar atentos a qué circunstancias se dan con mayor frecuencia los episodios de celos.
  • En la medida de lo posible, anticipar estas situaciones y modular el entorno.
  • Explicar siempre y anticipar todo cambio que pueda darse en su entorno. La base de la tranquilidad de los niños es saber siempre qué se va a hacer.
  • Reducir al máximo los cambios en la rutina del niño o de la niña.
  • Mostrar una actitud calmada y dar espacio al pequeño para que se exprese.
  • Permitirle unos minutos al día en el que los padres le dediquéis toda vuestra atención, como por ejemplo, la hora del cuento antes de dormir o un rato de juego.
  • Evitar hacer comparaciones del nuevo hijo con el que ya se tenía, especialmente delante de él o ella.
  • Evitar castigos severos puesto que esto puede aumentar la mala concepción del niño hacia la otra persona. No obstante, siempre mantenerse firmes en las normas que los padres hayáis puesto en casa.

 

Por: Jessica Arjona
Nº col. 21919


Video Virtual

Visita Virtual YouTube play