Claves para manejar la frustración en los niños

  • 0

Claves para manejar la frustración en los niños

Tags : 

Una característica de los niños pequeños es que son “egocéntricos”, esto se refiere a la creencia del niño a considerarse el centro del mundo y no tener en consideración las necesidades de los demás. Esto es una fase en su proceso de evolución y desarrollo de las emociones. Sin embargo, a partir de los 6 años es cuando los niños empiezan poco a poco a tener en cuenta los deseos de los demás, las emociones que puedan tener y a entender puntos de vista ajenos (esto sucede a partir de la pre-adolescencia, 10-12 años).

Sin embargo, hay niños y niñas que manifiestan un grado de “egocentrismo” mayor o más acentuado de lo esperable para su momento evolutivo.

¿A qué hacemos referencia?

Nos referimos a aquellos niños que tienen dificultades mayores para manejar sus emociones, con menor tolerancia a las normas o a los límites, que buscan la satisfacción inmediata y, aunque es una reacción habitual, si no se les proporciona generan estallidos de rabia y enfado más desproporcionados de lo esperado según la situación.

Estas son algunas de las características de los niños y niñas con baja tolerancia a la frustración. Aunque, cabe decir, que no es una característica única en los niños sino que también podemos encontrarla frecuentemente en los adultos.

¿Qué podemos hacer?

Por suerte siempre podemos entrenar a los niños para que toleren mejor las frustraciones y los planes fallidos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que cuanto mayor sea el niño, y no cabe decir si está en plena adolescencia, la dificultad aumenta.

Desde PsicoSabadell os sugerimos las siguientes pautas:

  • Evitar resolver los problemas a nuestros hijos de manera sistemática.
  • Permitir que se equivoquen.
  • Cuando manifiesten algún sentimiento negativo, como rabia, enfado o tristeza, acompañarles pacientemente. Una vez se hayan calmado, ayudarles a entender qué ha pasado y poner nombre a lo que les pasa.
  • En ningún caso ceder a los chantajes o enfados de los niños, de este modo aprender que si muestran rabietas conseguirán lo que desean.
  • Mostrarles cómo hacer las cosas, darles ejemplo.
  • Enseñarles el valor del esfuerzo para conseguir sus objetivos.
  • Si ha habido algún fallo, ayudarles a entender por qué ha fallado y cómo pueden evitar hacerlo en el futuro.

Si estas pautas terapéuticas no fueran suficientes nuestro equipo multidisciplinar estará encantado de iniciar un trabajo conjunto con el niño y la familia con el fin de facilitar más fórmulas y estrategias de gestión emocional.

Por: Jessica Arjona
Nº.col. 21919


Leave a Reply

Enviar chat
¿Necesitas ayuda?
Escanea el código
PsicoSabadell - Centro de Picología
Hola 👋
Gracias por contactar con nosotros
Este chat es exclusivamente para dar información de nuestros servicios, recordatorios de citas o modificación de horas concertadas