Tag Archives: autoestima

  • 0

Autismo y escuela

Tags : 

El autismo o Trastorno del Espectro Autista (TEA) es, como su nombre bien indica, un trastorno neurobiológico del desarrollo. Los síntomas y signos de alerta comienzan ya en la primera infancia, es decir, en la etapa que comprende entre el nacimiento y los 3 años.

A pesar de que cuando oímos hablar de autismo nos viene a la cabeza la imagen de algún personaje de película realizando movimientos repetitivos y expresando frases imitadas o repetidas, con bajo coeficiente intelectual, tenemos que tener claro que hay muchos grados de autismo.

Y atendiendo a esos grados, podemos hablar de autismo de alto funcionamiento cuando hacemos referencia a aquellas personas que pueden llevar una vida totalmente normal y, en los niños, pueden estar escolarizados en una escuela ordinaria. No obstante, sus dificultades les obligaran a seguir un tratamiento psicológico y psicopedagógico para que su inclusión en el mundo social, el cual no entienden al cien por cien, les afecte lo menos posible.

¿Y en qué consiste el tratamiento de un alumno con TEA dentro de la escuela? Dependerá mucho de las características del niño, como en cualquier otro caso, así como del apoyo y trabajo que la familia realice desde casa. Pero a grandes rasgos, podemos decir que el psicopedagogo de la escuela llevará a cabo un trabajo paralelo de inclusión y adaptación al entorno escolar y académico y también será importante tratar todos aquellos aspectos relacionados con las emociones del alumno, puesto que son niños con los sentimientos muy a flor de piel y necesitarán apoyo en esta área.

Con inclusión y adaptación al entorno escolar y académico entendemos tanto la adaptación al espacio, a los compañeros, a los profesores y demás personal del centro educativo, así como la adaptación de aquellas materias en las que el alumno requiera de ayuda, en caso de que sea necesario. Una adaptación del currículum o un refuerzo más individualizo pueden ayudar al alumno a seguir las clases con total normalidad. Siempre siguiendo las necesidades individuales de cada uno, puesto que cada niño es diferente y, por tanto, nunca habrá dos casos iguales.

Este aspecto es muy importante puesto que son alumnos vulnerables los cuales a veces no acaban de entender las relaciones sociales y pueden malinterpretar comentarios de los compañeros o incluso sentirse excluidos o fuera de lugar, como si ellos no perteneciesen a esa escuela, a ese grupo de compañeros, etc.

Por otro lado, también es fundamental una buena comunicación entre la escuela y la familia. Esta comunicación está pensada para ayudar al alumno tanto en el entorno familiar como en el escolar, por eso es importante que se dé con asiduidad y cualquier cambio que experimente el niño a nivel familiar, el colegio deberá estar al día para poder trabajarlo también desde aquí, puesto que, al ser niños tan sensibles, seguramente les afectará en su día a día.

Así pues, la familia y la escuela tienen que trabajar unidas por el bien del alumno, para conseguir que sea un niño autónomo y pueda llevar una vida lo más normalizada posible.

Tania Visiga Delgado
Num.Col. 1109




  • 0

¿Castigar las malas notas?

Tags : 

El final de curso ha llegado y con él las notas académicas de los estudiantes. Nos encontramos en pleno período de descanso después de un largo y duro curso escolar que comenzó en septiembre. Pero, ¿qué pasa cuando las notas no son todo lo buenas que se esperaba?

Algunas familias optan por castigar a sus hijos durante el verano como consecuencia de unas calificaciones finales que no eran las deseadas.

Y es que los adultos tendemos a pensar que castigando se va a conseguir que el niño o adolescente estudie más y por tanto se esfuerce también más el curso siguiente. Pero no siempre es así y, cuando lo es, no acaba de ser la manera más adecuada de concienciar al niño de los beneficios del estudio y de por qué debe implicarse y esforzarse más con las tareas escolares.

Por qué decimos esto 

Cuando se castiga a un niño o adolescente por malas notas más bien se está consiguiendo el efecto contrario: que el estudiante coja manía al estudio y se esfuerce aún menos siendo, por lo tanto, contraproducente el castigo.

Por otro lado, puede ser que el niño o adolescente sí estudie más y se vea aumentada su implicación en la escuela o instituto. Pero este esfuerzo se dará por miedo al castigo. Es decir, el estudiante no estará aprendiendo el significado verdadero del esfuerzo en el estudio.

Qué hacer entonces ante las malas calificaciones académicas

Ante las malas notas de tu hijo, primero debes mantener la calma y sobre todo no reñir al niño. Aunque cueste no enfadarse es imprescindible, ya que es súmamente importante depositar confianza en el menor para poder llegar al origen del problema. Siempre hay un motivo por el que el niño no logra alcanzar el éxito académico.

Estos motivos pueden ser varios y de diversa índole. Por ejemplo, podemos estar ante una dificultad de aprendizaje no detectada con anterioridad, desmotivación del menor ante lo académica, falta de interés del niño por el estudio y todo lo que esté relacionado, que el estudiante no esté pasando por un buen momento personal y emocional

Por todo esto y, sobretodo en aquellos casos en los que los resultados académicos no se correspondan con el esfuerzo del menor en los estudios, es importante poder ir descartando posibles causas.

Si necesitas asesoramiento sobre este tema o si sospechas que tu hijo/a puede tener alguna dificultad de aprendizaje que ahora no había estado presente, puedes ponerte en contacto con el equipo de profesionales de PsicoSabadell.

 

 Tania Visiga Delgado
Num.Col. 1109


  • 0

Rutinas con los niños durante el verano

Tags : 

Llega el periodo vacacional más extenso del año para los niños, el verano. Este periodo se caracteriza por la pérdida de la rutina establecida durante el curso escolar, ya sea porque hace mucho calor, no hay que madrugar tanto, pueden disfrutar de más tiempo de ocio o porque se pueden realizar actividades en familia.

Sin embargo, durante esta época del año es importante también seguir una serie de hábitos y mantener una rutina. Existen varias razones; en primer lugar, porque los niños necesitan organizar su día a día y no presentar incertidumbre sobre que haré hoy o que pasará. En segundo lugar, de ésta manera  evitaremos el aburrimiento y el sedentarismo y finalmente,  los tendremos ocupados tanto físicamente como mentalmente.

Por todo ello, es importante seguir una serie de pautas durante las vacaciones que pueden ser de interés para madres y padres:

Si los profesores le han encargado ejercicios o un cuaderno de refuerzos durante el verano deberemos considerar adaptar la zona de trabajo en casa, buscar un lugar donde no hayan estímulos distractores y que la temperatura sea adecuada. El mejor momento para trabajar es por la mañana porque están más motivados y más despejados.  El tiempo de realización de tareas escolares no debe ser superior a 45-50 minutos diarios.

No solo realizaremos actividades de refuerzo escolar, sino que incluiremos actividades más lúdicas de tipo manipulativo, manualidades, pinturas, juegos… en resumen cualquier tipo de actividad que fomente la creatividad, la imaginación, la autonomía personal y en definitiva que lo haga disfrutar mientras aprende.

Es una buena época para realizar actividades en familia para reforzar el vínculo como viajar, visitar lugares en la naturaleza, practicar ejercicio…

Finalmente, una buena opción para que los niños se entretengan es aprovechar el verano para que colaboren en las tareas domésticas.  Labores sencillas como doblar la ropa, hacer la cama o acompañar a comprar pueden convertirse en distracciones constructivas, además fomentamos su autonomía personal.

Así pues, en la medida de lo posible, es bueno establecer rutinas vacacionales y unos horarios estables además de asegurar su descanso y diversión.

Raquel Bello Porcel
Nº Col. 25124


  • 0

Poner límites sin limitar el desarrollo

Tags : 

Todos los niños necesitan limites. De hecho cuando estamos en la barriga de la madre el propio útero limita un espacio en el cual nos sentimos recogidos y protegidos. Cuando los bebes nacen con prematuridad en el mismo hospital les colocan pequeños cojines envueltos a su alrededor para limitar su espacio y de esta manera proporcionarle una sensación de calma.

Los niños deben jugar, descubrir el mundo, ser curiosos, explorar, indagar… y es en este procesos de búsqueda que necesitan un mapa; unos padres que le muestren cual es el mejor camino para llegar a donde quieran ir.  Tenemos que tener en cuenta que los limites tienen que basarse en las necesidades del niño y no en las de los adultos. Frecuentemente cometemos el error de controlar en exceso las conductas de los niños precisamente porque a nosotros nos reconforta y tranquiliza saber en todo momento que hace y con quien está pero limitar no significar tener  un control excesivo u obsesivo de nuestros hijos.

Hay que tener claro que lo que hay que limitar es la conducta y no los sentimientos. Poner limites tiene que combinarse con mostrar afecto siempre y recordar decir a nuestros hijos donde pueden llegar y explicar el porque es una función básica de los padres. No podemos pensar que la escuela tiene que asumir esta responsabilidad, en todo caso la complementa.

Los niños no nos querrán menos porque les pongamos limites adecuados y con un objetivo claro.  De hecho, sentir que tienen una barrera que no pueden traspasar es fundamental para sentirse integrados en la sociedad a medida que crecen.

Está demostrado que tanto la ausencia de límites, como una educación excesivamente restrictiva genera dificultades en el comportamiento del niño / adolescente. Por este motivo es fundamental ser capaz de encontrar el equilibrio de un correcto establecimiento de límites y la muestra afectiva y comprensión que los más pequeños necesitan para desarrollarse de forma adecuada.

En PsicoSabadell disponemos de un equipo especializado para daros pautas educativas y talleres para padres que serán una guía en el proceso de la educación con vuestros hijos.

 

Raquel Bello
Nº Col 25124


  • 0

La autocompasión: la amabilidad con uno mismo/a

Tags : 

Es probable que, en más de una ocasión, no te hayas perdonado por aquello que hiciste, a tu parecer, de forma equivocada en un momento determinado. E incluso, te hayas castigado, condenado y juzgado por ello. ¿Te suenan los pensamientos: “¿No soy bastante bueno”, “No sirvo para esto” e incluso “Soy un inútil?” En definitiva, un conjunto de autovaloraciones dañinas y juicios globales negativos que dañan de forma importante nuestra autoestima, desembocando incluso en inseguridad, sintomatología depresiva y/o ansiosa entre otros. En cambio, cuando el mismo error es cometido por una persona querida (familiares, amigos, etc.), eres mucho más permisivo/a, e incluso, puedes llegar a expresar palabras amables hacia la persona en cuestión.

La autocompasión no implica negar el sufrimiento, ni tampoco victimizarnos por ello. Ser autocompasivo implica aceptar (que no validar y dar por bueno) el problema y tomar conciencia del mismo, reconociendo ese inevitable dolor, reconociendo que el ser humano es imperfecto y falible. La autocompasión no conduce a la pasividad e inmovilidad, sino a un comportamiento proactivo para poder mejorar la situación de alguna forma. En definitiva, entrenarse en el cuidado hacia uno mismo/a implica entender la situación por la que estás pasando, sentir compasión por la misma y sustituir la autocrítica por una respuesta más amable.

Ser autocompasivo y permitir equivocarse fomenta estados emocionales positivos como la felicidad y la alegría, y nos aleja de una autoestima negativa, así como también fomenta el crecimiento personal humano, desde la base del reconocimiento de que las equivocaciones también forman parte inevitable de la vida.

Georgina Vidal
Nº Col. 25.276

 

 


  • 0

Imagen corporal y cáncer de mama

Tags : 

Se estima que actualmente la prevalencia del cáncer de mama en España es la siguiente, se diagnostican unos 15.979 casos de cáncer de mama al año.

La imagen corporal es el dibujo mental que cada persona tiene de su propia apariencia. Cuando hay un evento que provoca un cambio en la imagen corporal de modo rápido y dramático la persona se siente anormal y sexualmente menos atractiva (LOPEZ Y GONZALEZ, 2005).

La imagen corporal de la mujer mastectomizada se ve claramente afectada, tanto por la asimetría provocada por la cirugía, como por los efectos secundarios de los tratamientos adyuvantes, tales como alopecia, aumento/ disminución del peso corporal o quemaduras en la zona irradiada.

A pesar que existe una gran probabilidad de resultados positivos desde la perspectiva biomédica, éstos no impiden que la cirugía sea considerada un evento vital estresante, pudiendo tener efectos psicológicos negativos ya que afecta la imagen corporal de la persona y despierta importantes sentimientos de mutilación física (OLIVARES, 2004).

La aceptación de la nueva imagen corporal por parte de la mujer depende también en gran medida de la relación afectiva que exista con su pareja, lo mismo ocurre con el fortalecimiento de su autoestima, sin embargo, la relación de pareja no se ve afectada a causa del cáncer y la mastectomía por sí solos, sino que se puede ver alterada por problemas de comunicación y comprensión existentes previamente, que se intensifican frente a este evento crítico.

Influencia de los aspectos psicológicos en la sexualidad de las mujeres mastectomizadas

Perder una o ambas mamas a causa de un cáncer es para la mujer un evento traumático en su vida, un accidente en su biografía, que le provoca sentirse menos atractiva y menos deseada, más aún en la sociedad occidental que considera las mamas como parte esencial de la belleza y el erotismo femenino. Es por esto que la mastectomía suele generar en la mujer mucha inseguridad, la cual también se puede ver reflejada en la aparición de dificultades en la relación sexual con su pareja (SEIFERT, 1998).

Además la mastectomía puede dar sensaciones de amargura y resentimiento, de timidez, de inseguridad y de elevada sensibilidad ante la crítica, lo que conlleva a la aparición de dificultades en temas relacionados con la sexualidad.

Existen cuatro vías principales en las que el cáncer o sus tratamientos pueden afectar la actividad sexual; la aparición de problemas físicos para dar y recibir placer, la alteración de la imagen corporal, la aparición de sentimientos como miedo, tristeza o angustia, y finalmente, la modificación de roles y relaciones. Además existen interrelaciones entre estas áreas, por lo tanto, si una de ellas se ve afectada, las otras áreas también se verán alteradas.

Después del tratamiento las mujeres sienten temor o ansiedad respecto de su primera experiencia sexual y con frecuencia comienzan a evitar las relaciones. Lo que se traduce en mayor estrés psicológico y, por ende, dificultades sexuales que se relacionan, principalmente con la disminución del deseo sexual.

Después de la mastectomía aproximadamente la mitad de las mujeres rehúsan tener cualquier tipo de relación sexual. Y, las que logran recuperar su intimidad sexual, la frecuencia de la estimulación de la mama como parte de la actividad sexual declina, lo cual obedece a dos factores, uno relacionado con la evitación por parte del marido y otro relacionado con la propia mujer a no recibir estimulación en las mamas ni en los pezones (TAMBLAY et al., 2004).

De lo anterior se desprende que la aceptación del nuevo esquema corporal por parte de la pareja resulta fundamental en el reinicio de la actividad sexual. El sentirse querida, comprendida y deseada favorece la adaptación de la mujer y permite que esta llegue a lograr una sexualidad plena. Impidiendo que la relación de pareja en general se desgaste y se vea comprometida.

Después de la mastectomía la mujer y su cónyuge deben tratar de reducir sus inhibiciones y hablar abiertamente sobre sus ansiedades para lograr mantener la relación afectiva que tenían antes de esta crisis, favoreciendo también de este modo la expresión de su sexualidad plenamente.

Es, por lo tanto, labor de ambos integrantes de la pareja lograr un ambiente óptimo, donde la comunicación y la confianza, permitan el abandono a la experiencia erótica sin inhibiciones, ni remordimientos. Si esto no se consigue pueden surgir entonces, dificultades en la vida sexual, que suelen traducirse en disfunciones sexuales.


  • 0

La autonomía en los niños

Tags : 

Cuando se habla de autonomía se hace referencia a la capacidad del ser humano para desarrollar actividades y/o acciones donde éste sea el único agente que tiene el control sobre dichas acciones y, por lo tanto, es él quien las dirige de la manera que cree más oportuna.

La autonomía, no obstante, es un proceso que se va adquiriendo poco a poco desde que nacemos mediante la educación que recibimos. Por lo tanto, dependiendo del patrón educativo que ejerzan nuestros padres sobre nosotros, adquiriremos un tipo de autonomía u otro. Esto es, seremos más o menos dependiente en función de cómo nos hayamos ido educando.

Por qué es importante fomentar la autonomía

Es esencial ir adquiriendo autonomía desde la más tierna infancia por diversos motivos:

  • Resolución de problemas. Es importante que el niño aprenda a solucionar sus propios problemas de manera autónoma y sin la ayuda de un adulto. De esta manera se busca que nunca tengan que recurrir a la figura materna o paterna para que sean ellos quienes hagan el trabajo y les facilite la existencia.
  • Aprender a valerse por sí mismos. No existe mayor satisfacción que el saberse capaz de realizar determinadas acciones sin depender de otra persona. Esto hace aumentar la autoestima de toda persona que, a su vez, conlleva a un óptimo estado emocional, que sería la base para la estabilidad de cualquier ser humano.
  • Marcar límites. Los niños necesitan límites y necesitan que sus padres les indiquen esos límites y las consecuencias de traspasar dichos límites, los cuales les proporcionan tranquilidad en su desarrollo.

Qué pasa cuando esta autonomía es inexistente o está poco instaurada en el niño

Si siempre se hace los trabajos por el niño, si no se le deja que se enfrente a sus problemas por sí mismo y solucionarlos él solo, cuando este niño sea adulto no sabrá cómo superar situaciones de la vida cotidiana en las que es necesario actuar de manera rápida y ágil. En otras palabras, no estará preparado para una vida adulta saludable. No se pueden evitar los problemas futuros que tenga el niño cuando sea adulto, pero se le pueden proporcionar herramientas y se le puede entrenar para que no le cojan desprevenido y, por lo tanto, le sea más fácil superar cualquier obstáculo. María Montessori, gran pedagoga italiana del siglo XX, decía que cualquier ayuda innecesaria que se le proporcionara al niño sería un impedimento para su desarrollo.

Además, cuando un niño es dependiente de un adulto o poco autónomo llegará a la edad adulta con una serie de dificultades, entre ellas:

  • Niveles elevados de frustración. Acostumbrado a que siempre solucionen sus problemas, no tendrá las herramientas necesarias para enfrentarse por su cuenta a la vida adulta, lo que le provocará elevados niveles de frustración al no sentirse capaz de valerse por sí mismo.
  • Baja autoestimas. Al ser consciente de que depende de otros para realizar sus tareas diarias, el niño o adulto dependiente tendrá una baja autoestima.

Cómo favorecer la autonomía en los más pequeños

Para favorecer la autonomía del adulto es imprescindible que el adulto adopte el papel de guía en los aprendizajes del niño. Es decir, haciéndole saber que el adulto está con él y lo acompaña, pero dejándolo libre para que sea el propio niño el que desarrolla las capacidades necesarias para superar sus dificultades.

Un ejemplo muy básico sería, por ejemplo, el de un niño que de repente cae mientras está jugando feliz y tranquilo. ¿Qué pasa en ese momento? El adulto que está ahí, observando lo que hace el niño, tiende a correr para ir en su búsqueda y cogerlo del suelo. Esta acción no está mal teniendo en cuenta que al adulto no le gusta que su niño caiga al suelo y se haga daño, pero pequeñas acciones como estas inhabilitan al niño, lo anulan. En ese momento el niño piensa que él por sí mismo no puede levantarse y ha venido el adulto a recogerlo… ¡Menos mal que estaba el padre, madre o cualquier otro adulto cerca! El mensaje que se le debería dar es el de que estás ahí con él, lo acompañas, sabes que se ha caído y posiblemente se haya hecho daño, lo entiendes y empatizas con él, pero a la vez debes animarlo y empoderarlo para que sea capaz por sí mismo de levantarse. Y esto no quiere decir que no se pueda coger al niño, sino que, por ejemple, se le puede dar una mano y ayudarlo, lo cual será mejor que levantarlo directamente sin darle la oportunidad de hacerlo por sí mismo.

 

Tania Visiga Delgado
Num. Col. 1109


  • 0

Saber más sobre la dislexia

Tags : 

La dislexia es un trastorno de aprendizaje relacionado con la lectura y la escritura que se da al margen de las habilidades intelectuales de la propia persona.

¿Como se si mi hijo presenta dislexia?

Según los estudios existe la evidencia que los hijos de padres con dislexia tienen un alto riesgo de padecerla. Las dificultades que presenta este trastorno son alteraciones en algunos aspectos del lenguaje, en la concentración y planificación, en la coordinación motriz. Aunque éstas dificultades no determinan una dislexia ya que se necesitan unos protocolos de observación y detección. Este protocolo va dirigido a los profesores y maestros ya que son los profesionales que trabajan directamente con nuestros hijos.

Hay algunos problemas que son habituales en los alumnos que padecen este trastorno, pero no son determinantes. Para que podáis tener una idea de sus afectaciones os damos aquí algunos ejemplos de lo que le podría suceder a un niño con dislexia:

  • Falta de reconocimiento de algunas letras y confusión de sílabas (por ejemplo en vez de decir “er” el niño dice “re”)
  • Inversión de algunos números o letras
  • Omisión de algunas letras o sílabas en la lectura
  • Baja velocidad lectora
  • Escritura a veces incomprensible.

Nos gustaría remarcar que estas afectaciones no son determinantes, ya que durante el aprendizaje de la lecto-escriptura muchos de estos ejemplos pueden aparecer sin necesariamente padecer una dislexia. Por ello, en Psicosabadell ofrecemos los recursos necesarios para la detección y recomendamos su aplicación ante la duda.

¿Como puedo ayudarle?

Una buena intervención psicopedagógica con el alumno es clave, especialmente cuando va coordinada con la escuela con el fin de ir al unísono con los aprendizajes que el niño está adquiriendo. De esta manera se optimizan los recursos del maestro
y que se dan en el aula, y para los casos más acusados, añadiendo a lo ya mencionado un soporte más intensivo y con una ayuda a largo plazo. Es muy importante que con estos últimos casos la intervención sea continua de forma que el proceso se mantenga aunque sea con menos intensidad.

En nuestro centro de psicología Psicosabadell abordamos estas dificultades del aprendizaje con una intervención individualizada y personalizada, para adaptarnos al ritmo de lectura y escritura de cada niño/a, reforzando todas aquellas dificultades y dándole herramientas, a la par que potenciamos sus fortalezas, con la influencia que esto tiene de cara a la autoestima del niño frente a los estudios.

Para ampliar informacion sobre dislexia os facilitamos un documental que explica con más detalle las características y origen de esta problemática

 Gemma Pavón
Psicopedagoga
Nº Col. 01775


Calendario

diciembre 2018
L M X J V S D
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Video Virtual

Visita Virtual YouTube play